Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solo un 22% de los que se desplazan a Valencia llegan en transporte público

El Ayuntamiento pone en marcha la Mesa de la Movilidad, con 40 entidades ciudadanas

Ribó destaca que el objetivo es

Atasco en el día sin coches celebrado en Valencia el pasado septiembre.
Atasco en el día sin coches celebrado en Valencia el pasado septiembre.

El patrón de movilidad de Valencia y su área metropolitana no es sostenible. Casi cuatro de cada cinco personas se desplazan a la capital en coche particular y solo un 22% lo hace en transporte público, según datos del Ayuntamiento, que ha constituido este martes la Mesa de la Movilidad, una iniciativa inédita en la que participan 40 entidades ciudadanas.

La Mesa de la Movilidad es un órgano de participación y debate ciudadano, de carácter informativo y consultivo, que recogerá propuestas para diseñar un modelo más sostenible dentro y fuera de la capital, donde reside un población de 1,6 millones de personas.

El alcalde Joan Ribó, que ha presidido la creación de la mesa, ha subrayado que Valencia "necesita un cambio de filosofía urbana a través de la democracia participativa". Se trata de pacificar su modelo de movilidad, donde el coche privado es hegemónico y las cifras de siniestralidad y contaminación son mejorables. En este sentido, el regidor ha lamentado la ausencia de una política metropolitana de transporte público y movilidad.

Este órgano consultivo, promovido por la Concejalía de Movilidad Sostenible, lo coordinará el ingeniero y especialista Joan Olmos y se compondrá de una decena de comisiones sectoriales, entre las que están la de seguridad vial, la de la bicicleta, salud pública o espacio para viandantes.

En Valencia se hacen a diario más de 300.000 desplazamientos hacia el resto de municipios del área metropolitana, y los habitantes de dichos municipios generan más de 500.000 desplazamientos hacia Valencia, la gran mayoría (un 72,5%) en vehículo privado. Esto significa más de 290.000 coches entrando y saliendo de Valencia diariamente, prácticamente duplicando el parque automovilístico de la ciudad.

El nuevo Gobierno local, una coalición de Compromís, PSPV y València en Comú, ha comenzado a adoptar medidas restrictivas. El pasado 1 de septiembre limitó la velocidad por el centro de la capital a 30 kilómetros por hora. De momento, la medida es informativa y los radares avisan cuando se sobrepasa el tope establecido.

También está a punto de salir a licitación las obras del anillo interior ciclista, que supondrá el práctica la reducción de carriles reservados al coche particular, y está pendiente la remodelación y mejora del servicio municipal de autobús, que gana viajeros después de un periodo de descenso en picado. "Hay que ponérselo difícil al coche y cambiar la jerarquía vial porque ahora el peatón se gana el espacio como puede", manifestó hace unas semanas el concejal de Movilidad Sostenible de Valencia, Giuseppe Grezzi.

Más información