Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ANC empuja a favor del ‘president’: “No sobra nadie”

La entidad independentista pide un acuerdo antes del día 27 de noviembre

El presidente de la ANC, Jordi Sànchez, con Francesc Homs.
El presidente de la ANC, Jordi Sànchez, con Francesc Homs. EL PAÍS

Convergència Democràtica no está sola en el intento para salvar a su líder, Artur Mas. La Asamblea Nacional Catalana, principal motor de las manifestaciones independentistas, retomó ayer la presión sobre los partidos para que logren un acuerdo para la investidura del presidente catalán. Aunque formalmente la Asamblea asegura que no presiona a ningún partido en particular y evita pronunciarse sobre el futuro de Artur Mas, en la práctica su posicionamiento favorece los intereses del presidente en funciones. Ayer mismo llamó a los partidos a llegar a un acuerdo “sin exclusiones, con el convencimiento de que en este proceso de transición nacional no sobra nadie sino que hay que sumarle nuevas adhesiones”.

Este discurso choca con las demandas de la CUP, que han insistido en que Artur Mas debe apartarse de la primera línea y dejar la presidencia de la Generalitat.

La Asamblea Nacional Catalana celebrará el próximo domingo la manifestación que pospuso esta semana por los atentados de París. El presidente de la entidad, Jordi Sánchez, aseguró ayer que la presión es exactamente “igual” tanto a la CUP como a Convergència y a Esquerra Republicana. Además, pidió que el acuerdo llegue, como muy tarde, el 27 de noviembre. “Dos meses desde las elecciones deben ser suficientes para llegar a un principio de acuerdo”, dijo.

Nada lleva a pensar que el acuerdo sea inmediato si es que llega. El parlamento catalán celebrará esta semana un pleno, pero no para volver a debatir sobre la investidura de Artur Mas sino para validar un decreto ley del Gobierno en funciones. Antes de volver a debatir sobre la investidura, la presidenta de la cámara, Carme Forcadell, debe hacer una ronda de consultas con los partidos, que no hará si no tiene la seguridad de que hay posibilidades de que, esta vez sí, el debate acabe con la investidura del nuevo presidente.

Más información