Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ikea insiste en la ubicación de Rabasa o no abrirá sucursal en Alicante

La multinacional sueca opta por el proyecto de Ortiz y descarta Elche o Benidorm

El tripartito citará a Ikea a negociar

Ikea edificará su tienda en Rabasa o no abrirá sucursal en Alicante. Así lo ha explicado hoy la directora de Expansión de la multinacional sueca para España, Asunta Enrile, en sucesivas reuniones con medios de comunicación de la ciudad. La ejecutiva ha subrayado que la empresa firmó un contrato "finalista" con el promotor Enrique Ortiz en 2009 sobre una parcela de Rabasa que "por ubicación" y "visibilidad" representa la única opción que la empresa contempla en la provincia. Enrile ha descartado alternativas como Elche o Benidorm.

La portavoz ha asegurado que Ikea no contemplan ningún "plan B", y ha solicitado a las administraciones implicadas -Ayuntamiento de Alicante y Consejeria-, que "clarifiquen" el proyecto de la Actuación Territorial Estratégica (ATE) para su implantación. Ha considerado que el espacio que ofrece Rabasa se ajusta al "tamaño que necesita la provincia". En su opinión, el pequeño comercio no se vería afectado por un macrocentro comercial que incluiría "marcas internacionales" ya que se "complementarían". Como ejemplo ha citado los centros comerciales existentes en Jerez y Valladolid como que el modelo que se instalaría en Alicante.

La representante de Ikea ha recordado que se trata de un proyecto de 250 millones de euros que supondría la creación de unos 4.000 puestos de trabajo, entre directos e indirectos, contando con los que se crearían durante la edificación más la futura plantilla. Además, han recalcado que la superficie del complejo sería de unos 125.000 metros cuadrados, 42.000 de tienda y unos 83.000 más de centro comercial. Enrile ha añadido que clientes alicantinos se han gastado en los últimos tres años 100 millones de euros en las tiendas de Valencia y Murcia y da por descontado que el establecimiento de Rabasa se constituiría en un gran polo de atracción para clientes de toda la provincia y áreas limítrofes como Albacete.

La postura expresada por la multinacional choca frontalmente con la oposición política de la Generalitat y el Ayuntamiento, incluido el grupo popular que lidera la oposición y que durante la campaña electoral se manifestó favorable a la ubicación pero no a la instalación de un macrocentro anexo.

El pleno del Consell surgido tras las elecciones del 24M aprobó en su primera reunión paralizar el plan de actuación que suponía la instalación de IKEA en Alicante, una decisión que se adoptó de acuerdo con el consistorio. Entonces, la portavoz Mónica Oltra, indicó que la actuación se encontraba "bajo sospecha" por estar el constructor Enrique Ortiz, imputado en varios procesos judiciales, detrás de la operación urbanística. Oltra señaló que se revisaría a fondo todo el expediente para su reformulación.

El Ayuntamiento de Alicante aprobó en el pleno de 30 de julio una declaración institucional para solicitar la retirada de la ATE, lo que justificó en la necesidad de que la implantación de IKEA se materializara a través de otra figura urbanística "desvinculada de cualquier sospecha de corrupción", según señaló en su momento el concejal de Urbanismo de Alicante, Miguel Ángel Pavón.

El tripartito citará a Ikea a negociar

E.B

Sorprendido se ha mostrado Miguel Ángel Pavón, vicealcalde y concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Alicante, por la decisión de la firma sueca, aunque va a solicitar una reunión con Ikea a pesar de todo. “Lamentamos que no cedan ni un milímetro en sus posiciones, no dejan ninguna margen a una posible negociación”, ha asegurado a El País. “Esa rigidez nos parece mala”, afirma, “porque nosotros sí que hemos dicho que trabajaremos en favor de que venga una tienda de Ikea a la ciudad, pero no de cualquier manera”.

Pavón critica que la firma sueca insista en venir de la forma que tiene pactada con la mercantil Alicante Avanza, en donde está el señor Enrique Ortiz, imputado en la pieza de Brugal. “Si ellos insisten en mantener todo inalterable va a ser muy difícil llegar a ningún tipo de acuerdo, ellos mismos parece que se cierran la puerta de Alicante”, ha agregado.

Más información