El 3% complica la negociación de Convergència y ERC para el 20-D

Homs asegura que habrá una lista conjunta soberanista, pero ERC no está convencida

Registro de la Guardia Civil en la sede de Convergencia Democratica de Catalunya.
Registro de la Guardia Civil en la sede de Convergencia Democratica de Catalunya.Massimiliano Minocri

El golpe policial contra la presunta financiación ilegal de Convergència Democràtica no solo está complicando cada día que pasa las posibilidades de que la CUP acabe apoyando la investidura de Artur Mas. También está dificultando las negociaciones entre Convergència y Esquerra Republicana para acudir conjuntamente a las elecciones generales del 20-D con una fórmula similar a la de Junts pel Sí. El dirigente de CDC Francesc Homs, que podría ser el candidato, aseguró ayer que ambos partidos acudirán juntos a los comicios, pero aventuró que lo harán con fórmulas “supercreativas”.

Más información
Convergència cobró el 3% por una obra en Sant Cugat que no se ejecutó
Una fundación de CDC maquilló sus cuentas para financiar al partido
Decenas de empresas pagaron a la fundación de Convergència
Las empresas investigadas extienden la sombra del 3% por toda Cataluña
Los 100 mayores donantes a la fundación de CDC

Aunque de las palabras de Homs pudo desprenderse que la candidatura ya estaba cerrada, esto no es así, según insistieron ayer fuentes de los dos partidos. Una de las fórmulas que ayer se barajó, pero que tiene más detractores que partidarios, es que CDC y ERC se presenten juntos solo en las provincias menos pobladas (Tarragona, Lleida y Girona), en las que la ley electoral penaliza más la fragmentación del voto.

El gran problema de Convergència en estos momentos es que Esquerra Republicana tiene serias dudas sobre si quiere continuar acudiendo con CDC a las elecciones dadas las graves sospechas de corrupción que se ciernen sobre el partido de Artur Mas. A Oriol Junqueras ya le costó muchos esfuerzos convencer a algunos sectores de su partido para constituir Junts pel Sí el pasado verano, especialmente después del primer registro de la sede de CDC por parte de la Guardia Civil. Las reticencias van en aumento.

Mas hará hoy un intento de tranquilizar a sus bases, a las de ERC y, en la medida de lo posible, a las de la CUP compareciendo en el Parlamento para dar explicaciones por el caso del 3%. ERC ha sopesado todos los escenarios. Desde imitar a la CUP y no presentarse a las elecciones hasta formar una lista con CDC compuesta por independientes.

La corrupción no es lo único que complica las negociaciones. Lo que está buscando el soberanismo es cómo mantener la cuestión catalana al frente de la agenda y movilizar así otra vez a los cerca de dos millones de independentistas. La ausencia de la CUP de la carrera electoral también pesa en la negociación entre CDC y ERC. Ambos quieren intentar atraerse a los 330.000 votantes que en septiembre apoyaron a la lista de Antonio Baños en Cataluña, una masa de votantes que también busca la confluencia de izquierdas de Podemos e ICV.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Miquel Noguer

Es director de la edición Cataluña de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona, ha trabajado en la redacción de Barcelona en Sociedad y Política, posición desde la que ha cubierto buena parte de los acontecimientos del proceso soberanista.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS