Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueve respuestas que aportan luz a las investigaciones del ‘caso 3%’

Ha transcurrido más de una década desde que Pasqual Maragall hizo aflorar la cifra

Pasqual Maragall, en el Parlament, en febrero de 2005.

“Ustedes tienen un problema. Y ese problema se llama 3%”. La frase, pronunciada por el expresidente Pasqual Maragall (PSC) y dirigida al entonces jefe de la oposición Artur Mas (CiU), heló el ambiente en el Parlamento de Cataluña. De ello hace más de una década (era el 25 de febrero de 2005) y la afirmación tuvo la virtud de llevar a primer plano lo que hasta entonces era solo un chascarrillo de pasillos y sobremesas: la sospecha de que algunas constructoras pagaban a Convergència comisiones ilegales por las adjudicaciones de obra pública. Lo sucedido a continuación, sin embargo, también mostró la cara turbia del asunto. Mas exigió a Maragall que retirara la acusación si no quería mandar “al garete” el principal proyecto de la legislatura: la reforma del Estatuto catalán. El presidente lo hizo y se disculpó. Con ello quedaba instaurada en la política catalana una perversa forma de fijar prioridades. La corrupción era rechazable, sí, pero se estaba dispuesto a mirar hacia otro lado si lo que había en juego era otro objetivo considerado de mayor entidad. En 2005, ese objetivo era el Estatuto. Hoy lo es el camino hacia la independencia. Las palabras de ayer de Artur Mas, conminando a la CUP a hacer “abstracción” de las investigaciones del 3%, son el último ejemplo de esta trivialización de la corrupción. Las que siguen son nueve preguntas y respuestas que aportan algo de luz al ya mítico 3%:

¿Fue Maragall el primero en hablar del 3%? No. Los comentarios sobre el asunto eran comunes desde hacía años. Muchos políticos de la oposición y periodistas habían escuchado a empresarios del sector hablar de cómo se les exigía pagar una comisión por las adjudicaciones recibidas. Nunca hubo, sin embargo, denuncias serias del caso. Las razones eran la dificultad de demostrarlo y el temor ante el poder que atesoraba CiU en Cataluña. La llegada del Tripartito a la Generalitat en 2003 abrió una ventana de oportunidad para investigar en serio el caso que se cerró de golpe con la rectificación de Pasqual Maragall.

¿Se investigó alguna vez el 3%? Sí. Tras el episodio del Parlament, el fiscal general de Cataluña, José María Mena, abrió unas diligencias que acabaron con el conocido como caso Adigsa. Este afectaba a la empresa de la Generalitat encargada de rehabilitar viviendas sociales. La instrucción acabó hace un año y el juez considera que hay suficientes indicios para sentar en el banquillo a siete excargos de CiU. Las investigaciones del caso, aún pendiente de juicio, confirmaron el pago de mordidas, aunque estas quedaron limitadas a la actividad de esta sociedad.

¿Es el 3% siempre del 3%? No. En el caso Adigsa las comisiones pagadas llegaron a ser en algún caso del 20%. En el caso Palau, rondaban el 4%, de los que el 2,5% llegaba al partido y el resto se lo quedaba el saqueador confeso de la histórica institución musical, Fèlix Millet. En las actuales investigaciones, el 3% exacto ha quedado acreditado en Sant Fruitós de Bages y Sant Cugat. Los investigadores, sin embargo, consideran que en otros casos las comisiones oscilan entre el 2% y el 5% e incluso que en otras ocasiones podía existir una especie de tarifa plana: constructoras que hacían donaciones al partido regularmente a cambio de un trato de favor en varias adjudicaciones, sin existir una vinculación caso a caso entre unas y otras.

¿Se pagaba siempre el 3% a través de las fundaciones de CDC? No. En el caso Palau, aunque hubo pagos desde esta entidad a la fundación CatDem, estos solo supusieron una pequeña parte de los 6,6 millones, que según el juez instructor, Ferrovial pagó a CDC a cambio de las obras de la Ciudad de la Justicia y la Línea 9 del Metro de Barcelona. La mayor parte del dinero se abonó mediante pagos en efectivo. En las actuales investigaciones, aún en sus primeras fases y bajo secreto de sumario, no han sido hechas públicas evidencias sobre formas de pago alternativas. Todas las empresas investigadas han hecho cuantiosas donaciones a las dos fundaciones de Convergència: CatDem y Barcelona Fòrum.

¿Todas las donaciones a Convergència encubren el 3%? No. El partido informaba de las donaciones a sus fundaciones al Tribunal de Cuentas y estas son siempre legales hasta que surgen evidencias de que encubren el pago de mordidas por obra pública.

¿Cuándo surgen las actuales evidencias del 3%? A raíz de una investigación por corrupción local en Torredembarra (Tarragona), la Guardia Civil registró las instalaciones de la constructora Teyco. Allí encontraron un documento en el que se calculaba el 3% de obras adjudicadas en los ayuntamientos de Sant Cugat, Figueres, Torredembarra, Lloret de Mar y Sant Celoni, y se relacionaba estas operaciones con pagos a las fundaciones de CDC.

¿Cómo se extiende la sombra del 3% por Cataluña? El hallazgo del documento de Teyco llevó a la Fiscalía Anticorrupción y la Guardia Civil a registrar el pasado 28 de agosto las sedes de Convergència y sus fundaciones. Allí los investigadores encontraron más indicios del pago de comisiones ilegales a cambio de adjudicaciones en más municipios (de momento han trascendido Olot y Sant Fruitós) que afectaban a otras constructoras, cuyos directivos fueron detenidos ayer. Las evidencias de irregularidades se extienden también al ente público de la Generalitat que licita toda su obra pública: Infrestructures.cat. Las empresas y organismos investigados extienden sus actividades por toda Cataluña.

¿Quedan más casos del 3% aún por aflorar? Es pronto para saberlo. Más de un centenar de empresas hicieron donaciones a las dos fundaciones de CDC. La lista de donantes, sin embargo, no puede ser utilizada como una guía para buscar posibles casos de corrupción. La lista dice quién donó, pero para establecer la existencia de irregularidades es necesario que concurran dos elementos más. El primero es que el donante haya sido beneficiado con adjudicaciones de obra pública u otras decisiones políticas. El segundo es que existan elementos que permitan vincular licitaciones y donaciones. Pero la lista de donantes sí ofrece muchos casos de empresa que donan dinero poco antes o después de lograr un contrato público. Y lo hacen con unas determinadas cantidades y fechas que pueden ser indicios relevantes para la investigación.

¿Eran las dos fundaciones de Convergència tapaderas para cobrar el 3%? No lo eran, pero todas las evidencias señalan que en muchos casos sí sirvieron para ello. Barcelona Fòrum, por ejemplo, apenas tenía actividad y sin embargo recibió más de tres millones de euros en donaciones de empresas privadas. La mayor parte acabaron en las arcas del partido por el supuesto pago de trabajos que el Tribunal de Cuentas considera que no han quedado acreditados o fueron transferidos a la otra fundación del partido, CatDem. Esta sí tenía en los años investigados una intensa actividad, pero la mecánica se repite. Entre 2008 y 2013 recibió más de siete millones de euros en donaciones, de los que una tercera parte también acabaron en las arcas del partido por trabajos ficticios.

Más información