Alcaldesa con megáfono sindical

Ada Colau, la primera edil que participa en el homenaje anual a Antonio Ruiz Villalba, abatido por la policía franquista en 1971

El homenaje anual que un centenar de trabajadores de la Seat celebran en la Zona Franca para recordar la muerte del trabajador Antonio Ruiz Villalba en 1971, en pleno franquismo, durante una movilización laboral, contó ayer por primera vez con la presencia de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

El responsable del Memorial, Carles Vallejo, recordó que Villalba fue abatido por los disparos de la Policía Armada (los grises por el color de su uniforme) durante el episodio de ocupación de la fábrica por parte de empleados despedidos que protestaban por el encarcelamiento de 23 huelguistas y pedían ser readmitidos. Aseguró Vallejo que nunca antes habían recibido la visita del alcalde el día del homenaje.

  “Cuestión de justicia”

 En una imagen insólita desde que es alcaldesa, Colau habló a través de un megáfono, agradeció a los integrantes del Memorial de Seat que mantengan viva la memoria: “Aparte de ser una cuestión de justicia, la memoria lo es también de supervivencia, porque sin memoria olvidaríamos de dónde venimos y quién somos”. Al acto también asistieron representantes de los cuatro sindicatos con presencia en los talleres de prensa y chapa de la Seat en la Zona Franca, donde trabajan 1.300 personas, y el comisionado de Memoria Histórica del Ayuntamiento de Barcelona, Xavier Domènech.

 Colau recordó que nació el mismo día en que el franquismo ejecutó a Salvador Puig Antich y aseguró que su generación “está en deuda con el movimiento obrero” y lo que este “y las clases populares que decidieron que no se resignaban” hicieron para recuperar la democracia. Tampoco perdió la ocasión de arremeter contra las políticas del PP y las de CiU, a los que reprochó que se “persiga y acuse” penalmente a huelguistas.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50