Puig: “Seat es víctima del gran error de Volkswagen”

La Generalitat presentará este mes un plan de ayudas para facilitar las inversiones en la planta de Martorell

El consejero de Empresa y Empleo de la Generalitat, Felip Puig, ha remarcado este mediodía el compromiso del Gobierno catalán con Seat para superar el escándalo de los motores diésel trucados que afecta a las cuatro marcas más comerciales de Grupo Volkswagen. Su departamento trabaja en un plan de ayudas para garantizar la parte de los 3.300 millones de euros de inversión previstos por la marca española para los diferentes centros de producción catalanes, especialmente la fábrica de Martorell. Pero en ese clima de buenas intenciones, Puig ha sido meridiano al repartir responsabilidades: "Seat es víctima de un gran error de Volkswagen".

Más información

Puig ha señalado que la crisis a la que se enfrentan tanto Volkswagen como Seat es "un gran problema" y "la punta del iceberg" de lo que acabará representando el montaje durante más de cinco años de los motores diésel EA189. Ha dicho que quería ser "prudente", pero no se ha escondido en mostrar la magnitud de la crisis, que se extiende como una mancha de aceite en la propia marca Seat, sus trabajadores directos, la red de concesionarios, los clientes y las empresas suministradoras.

Según ha explicado, desde el mes de junio la Administración trabaja en un marco de ayudas que sirvan para complementar las inversiones comprometidas en Seat y que forman parte de un paquete conjunto de 4.200 millones que Grupo Volkswagen mantiene para Seat y para la fábrica navarra de la marca Volkswagen, donde se fabrica el Polo. Según ha explicado, todavía se está elaborando ese plan de ayudas, que se concretará en líneas de crédito con condiciones favorables, subvenciones en materia de innovación y otro tipo de medidas para incentivar el desarrollo de tecnología que todavía están en fase de "exploración".

Puig ha destacado que Seat mejoraba sus números hasta el mes de septiembre y que, a raíz de la crisis de los motores, en los primeros días de octubre las ventas han caído en España. Asimismo, el consejero ha extendido sin especificar las sospechas sobre el momento en el que ha explotado el escándalo, justo cuando Volkswagen superó a Toyota y se convirtió en el primer fabricante global de automóviles. "Es muy casual, me extraña que este problema solo afecte a Grupo Volkswagen", señaló.

Puig ha participado este mediodía en una reunión en el Palau de la Generalitat junto al presidente Artur Mas y los máximos responsables de CC OO y UGT. Todos los presentes han consensuado la necesidad de no precipitarse en las declaraciones y mantener una línea común de trabajo para garantizar las inversiones y el empleo. El secretario general de UGT en Cataluña, Josep Maria Álvarez, ha pedido a los potenciales compradores que "mantengan su decisión de comprar un coche" si lo tenían previsto, al asegurar, tal y como defienden el consorcio alemán, que los vehículos que actualmente están a la venta cumplen con las regulaciones sobre emisiones.

Su homólogo en Comisiones, Joan Carles Gallego, ha reclamado que no se haga "electoralismo" con el anuncio de medidas no contrastadas, en referencia a la afirmación del ministro de Industria de hace una semana, en la que aseguró que los 4.200 millones estaban asegurados. El presidente del comité de empresa, Matías Carnero, ha subrayado su preocupación "por el silencio de Volkswagen" tras esas declaraciones.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50