Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Artur Mas: “No desobedecí. Fue una rebelión democrática”

La querella por el 9-N "fue la reacción de un gobierno rabioso, incapaz de dialogar”, dice el presidente de la Generalitat

Artur Mas durante su entrevista hoy ATLAS

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha negado este miércoles haber “desobedecido” el pasado 9 de noviembre la suspensión que pesaba contra la consulta sobre la independencia que impulsó su Gobierno. El día después de su imputación por cuatro delitos vinculados a la organización de la consulta, Mas ha dado su versión de los hechos. “Legalmente no desobedecí, políticamente lo que hubo fue una rebelión democrática contra el Estado español: puse las urnas”, ha dicho.

Durante una entrevista en Catalunya Ràdio ha argumentado que no desobedeció porque la consulta alternativa que impulsó era diferente a la inicialmente suspendida. “No desobedecí; había una resolución del Tribunal Constitucional que decía que el decreto del 9 de noviembre no se podía aplicar como lo había firmado”, ha dicho. “Sustituimos aquella consulta por una cosa que llamamos proceso de participación, que también fue recurrido y suspendido pero con un matiz, que es que tras esta suspensión preguntamos qué teníamos que suspender exactamente y el Tribunal Constitucional no nos respondió”.

Sobre el coste de la consulta, cifrado inicialmente en 8,9 millones de euros, Mas ha dicho que parte de este dinero se ha aprovechado posteriormente. Como ejemplo ha puesto que los ordenadores adquiridos para el recuento han sido cedidos posteriormente a las escuelas e institutos catalanes.

La declaración de Mas como imputado será el 15 de octubre, fecha que el independentismo tiene siempre muy presente por ser el aniversario de la ejecución del expresidente de la Generalitat, Lluís Companys por el franquismo. Preguntado por esta coincidencia, Mas ha dicho: “No tengo vocación de mártir, ni de héroe, solo intento ser un modesto servidor de este país”. Según ha dicho aquel día irá como cada año a rendir homenaje al expresidente y después irá a declarar.

Mas no ha querido detallar si desobedecerá una eventual inhabilitación. “Esta no es una idea plausible”, ha asegurado. Eso sí, ha vinculado el proceso judicial que pesa sobre él con el proceso de independencia diciendo que todo cambiaría si existiera ya un ordenamiento jurídico catalán independiente. “Mientras sigamos sometidos a un ordenamiento jurídico español esto tiene unas cosecuencias (...) otra cosa será si en algún momento podemos crear un ordenamiento jurídico propio”, ha dicho.

Mas ha criticado la actuación del Gobierno en este proceso. “Fue la reacción de un gobierno herido en su orgullo, rabioso, que actúa a la brava e incapaz de dialogar”. “Hará todo lo posible para ver si se me puede cargar”, ha concluido.

Durante la entrevista Mas ha hablado también de los problemas que se está encontrando para conseguir su investidura como presidente de la Generalitat. La CUP se niega de momento a cederle los votos necesarios para que esto sea así con el argumento de que es un presidente vinculado a recortes y recordando los casos de corrupción que afectan a Convergència. Mas ha intentado desmontar todas estas acusaciones comenzando por los ajustes. “Lo que he hecho es administrar los recortes que impuso Madrid”, ha dicho para defenderse. “Hemos creado más impuestos que ningún otro gobierno y hemos desobedecido los objetivos de déficit que nos ha impuesto Madrid”, ha dicho en un intento de resaltar el perfil social y combativo que le exige la CUP para apoyarle. “No hemos llegado aquí para estropearlo todo”, ha dicho a la CUP. “Todos debemos entender que estamos en una etapa histórica, que tenemos una responsabilidad sin precedentes y que no podemos fallar”, ha reiterado para convencer a la izquierda alternativa.

El resultado del 27-S ha sido valorado por Mas como un éxito. Ha negado que solo puedan contarse los votos como un sí o un no a la independencia como hizo en campaña electoral. En este sentido ha asegurado que los votos de Catalunya Sí que es Pot y de Unió Democràtica no pueden sumarse a ninguno de los dos bloques. Con este ejercicio, que el independentismo viene haciendo desde el cierre de las urnas, el bloque del sí quedaría con un 47,8% de los votos y el del no con un 39%. “Una minoría no puede bloquear la aspiración de una mayoría”, ha concluido. También ha lanzado una petición a la CUP, a la que ha recordado que sus votos fueron 300.000 frente a los 1,6 millones que fueron a Junts pel Sí.

La CUP sigue pidiendo al presidente catalán que desobedezca abiertamente el marco legal español tanto en el ámbito económico como social. "¿Qué mayor desobediencia ha habido en este país que la que hubo el pasado 9 de noviembre?", ha respondido Mas. "El 9-N fue el pulso más grande que Cataluña le ha hecho al Estado español desde la muerte de Franco, y que conste que no quiero personalizarlo conmigo", ha reiterado.

Mas ha hablado del futuro ejecutivo como de "un Gobierno de concentración". "Dentro habrá la mejor gente posible para sacar adelante lo que tenemos en nuestras manos", ha dicho. "Y los partidos estarán claramente representados en este gobierno", ha dicho en referencia a Convergència y a Esquerra Republicana.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información