Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una familia renuncia al 25% de clases en castellano por el acoso vecinal

La madre de los dos menores de Balaguer asegura que no quiere imponer a nadie una lengua vehicular a la que creía que tenía derecho

La familia del Balaguer (Lleida) a la que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) le otorgó un 25% de clases en castellano para sus dos hijos anunció ayer que renuncia a la aplicación de la sentencia. La decisión, aseguró la madre, se debe a las presiones que ha recibido por otros vecinos del municipio, de poco más de 16.400 habitantes.
“Se han filtrado nuestros nombres en las redes sociales incluso la ubicación de mi negocio… Ha empezado una pesadilla en la que siento que todo el pueblo me señala por reclamar algo a lo que yo creía que tenía derecho”, cuenta la mujer, que prefiere mantener el anonimato. Sus dos hijos asisten a la escuela Gaspar de Portolà, donde este lunes comenzarán a cursar P-5 y segundo de primaria. La sentencia, que llegó al centro en junio pero que trascendió esta semana, obliga a realizar una materia troncal en castellano, lo que implica tres horas más semanales. El cambio curricular, por imperativo judicial, se aplica a toda la clase.

Protestas anuladas

El lunes pasado, unas 500 personas se congregaron en el centro para defender el modelo de escuela catalana y protestar por la decisión del TSJC.
La madre explicó ayer que ha renunciado a su derecho a que el castellano también se use como lengua vehicular en la escuela porque “no quiero imponer nada a nadie, yo quería que mis hijos recibieran una educación bilingüe, creía que tenía derecho a ello y muchos padres creen que yo he vulnerado su derecho a lo contrario. Supongo que hay algo que no está bien hecho”, lamentó.
Francesc Escolà, presidente del AMPA del centro, agradeció la decisión de la familia y aseguró que desde el primer día ha pedido el respeto para la familia demandante. Escolà pidió ayer que el lunes sea un día donde “impere la normalidad” y anunció la suspensión de los actos de protesta que había convocados.
La familia demandante fue asistida durante el proceso legal por la Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB). Hay otras cuatro escuelas catalanas en las que familias de alumnos también ha solicitado vía judicial la escolarización con más castellano.
Ayer la madre de los dos menores no sabía que iba a hacer el próximo lunes.