Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rechazo de Colau a la AMI dificulta su pacto con Esquerra

El Ayuntamiento no ingresará en la red de municipios independentistas tras la abstención de los ediles de BComú

La CUP en un acto de protesta contra los símbolos monárquicos.
La CUP en un acto de protesta contra los símbolos monárquicos.

El Ayuntamiento de Barcelona rechazó ayer en una sesión extraordinaria, forzada por Convergència, Esquerra y la CUP, adherirse a la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI). La sesión, celebrada a cuatro días de la Diada, se saldó 17 votos a favor (9 de CDC, 5 de ERC y tres de la CUP); 12 en contra (5 de Ciutadans, 4 del PSC y 3 del PP) y 12 abstenciones (los 11 de Barcelona en Comú y la edil de Unió). Pese a la mayoría de síes, el resultado no alcanza la mayoría absoluta, requisito que la AMI fija como condición para la adhesión. Esquerra avisó que la abstención de Ada Colau no saldrá gratis y todo apunta que dificultará la posibilidad de sellar un pacto de gobierno.

La CUP retira una placa de la avenida Borbó

Los tres concejales de la CUP han insistido este lunes en el pleno extraordinario sobre la AMI en su protesta porque el resto de grupos municipales se negaron a incluir en el orden del día un debate sobre la simbología franquista y monárquica en las calles de la ciudad. Tras exponer su argumentario sobre la necesidad de debatir la cuestión, la líder del grupo, María José Lecha, y la concejal Maria Rovira, han depositado en el centro del salón de plenos una placa de la avenida de Borbó retirada de la vía que une la plaza de Virrei Amat con el paseo de Maragall. En los últimos días, simpatizantes de la CUP han retirado o modificado varias placas de denominaciones que entienden que deberían eliminarse del espacio público.

En una brevísima intervención tras la votación, Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona, tomó la palabra y advirtió que el tema “no está cerrado”. “Veremos cómo se da salida a la situación en un clima más pausado después de las elecciones”, dijo. Gerardo Pisarello, primer teniente de alcalde, ya avanzó el domingo que BComú se abstendría y afirmó que en su grupo hay ediles independentistas y otros que no lo son. Jaume Asens, teniente de alcalde, sostuvo que una de las razones para rechazar la adhesión es que en los estatutos de la AMI “no hay ninguna referencia a cuestiones sociales” y [POR HOY]rechazó la “lectura conservadora del hecho nacional" que a su juicio hace la AMI contraponiendo “la Cataluña de Cambó, Torres i Bages o Verdaguer; a la popular de Nin o Companys”.

El presidente de la AMI y alcalde de Girona, Carles Puigdemont, presente en el Pleno, relativizó la decisión e insistió en hacer un traje a medida para Barcelona: su idea es que, ante la mayoría simple a favor, la ciudad sea “miembro observador”.El tema no está cerrado y encontraremos la fórmula”, dijo. La AMI cuenta ahora con 740 municipios catalanes adheridos, de un total de 943. Con todo, solo cuenta con dos grandes ciudades: Terrassa y Girona (la única capital de provincia asociada). En población, los municipios asociados suman el 42,5% de los 7,5 millones de catalanes. [/POR HOY]Pese a que Puigdemont dejó la puerta entreabierta, la abstención de BComú disgustó profundamente a Esquerra y lanza sombras sobre la posibilidad de que entre en el gobierno. Colau gobierna en minoría con solo 11 sobre 41 concejales.

El presidente del grupo municipal de ERC, Alfred Bosch, recordó a la alcaldesa que su apoyo en la investidura estaba condicionado a una serie de gestos como que participara en la Diada o que estudiara la libertad de voto de sus concejales. “¿Qué ha pasado? Sí se puede pero no quieren. Es una cuestión de voluntad política. Le retiramos la confianza, señora Colau. A partir de ahora todo lo tendrán que ganar a pulso”, espetó Bosch, que no dudó en afirmar que el voto del Gobierno “dificultará” un futuro pacto. De todos los partidos de izquierda —PSC, ERC y la CUP— eran los republicanos los que tenían más opciones de entrar en el Gobierno.

Pisarello en la Meridiana

Por otra  parte, tras semanas de ambigüedad, la alcaldesa de la capital, Ada Colau, anunció la semana pasada que no participará en la convocatoria de las entidades soberanistas porque, entiende, el lema de la protesta contiene referencias explícitas a las elecciones autonómicas del 27S. Pese a la ausencia de Colau, además de Pisarello, también acudirá a la manifestación el tercer teniente de alcalde, Jaume Asens. No se descarta que estén otros concejales del Gobierno municipal.

Por otra parte, el grupo municipal de la CUP ha lamentado que el resto de partidos del Ayuntamiento rechazaran debatir en el pleno extraordinario de este lunes sobre “la apología del franquismo, el patriarcado y el esclavismo” presentes en el nomenclátor y la simbología que hay en el espacio público de la ciudad. La junta de portavoces argumentó que no es preceptivo debatir otras cuestiones en un pleno extraordinario, lo que ha creado malestar en las filas de la CUP.

Más información