Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hospital de Mataró aplaza el traslado de camas a después del 27-S

Sindicatos, usuarios y el Ayuntamiento consideraban que la medida afectaba la calidad del servicio

El Hospital de Mataró.
El Hospital de Mataró.

Las 42 camas para convalecientes con las que cuenta el antiguo hopital de Sant Jaume, en Mataró, permanecerán allí al menos hasta después de las elecciones del 27-S. El Consorcio Sanitario del Maresme (CSdM) anunció ayer que aplaza su traslado a una planta del hospital de Mataró, previsto para dentro de una semana. La decisión, con la que la Administración pretendía ahorrar 450.000 euros, ha sido recibido con cautela por los sindicatos y las fuerzas políticas del municipio. Todos insisten en la necesidad de un nuevo centro sociosanitario y una mejor financiación para el Consorcio.

Tanto el sindicato CATAC como el alcalde de Mataró, el socialista David Bote, aseguraron que desde la dirección del Consorcio se les comunicó la moratoria, sin una fecha específica. Se tratará de un tema, aseguran, que se abordará después del 27-S, a la espera del resultado electoral. Un portavoz del hospital declinó hacer declaraciones y aseguró que la próxima semana se conocerán los detalles.

Hace pocos días el propio Bote y el regidor de Salud, Joan Vinzo, solicitaron la moratoria del traslado al consejero de Salud, Boi Ruiz. El alcalde aseguró que durante este mes hay un compromiso de todas las partes de realizar un plan director sociosanitario, con dotación económica, y que incluya un proceso participativo. Unas de las principales necesidades, aseguran desde CATAT, es cómo potenciar la asistencia domiciliaria.

El traslado de las 42 camas del centro de Sant Jaume al hospital de Mataró es una de las medidas propuestas por el plan de reequilibrio presupuestario 2015-2017 desarrollado por el CSdM. El Consorcio fue obligado por la Generalitat a realizar los ajustes después de que el año pasado presentara dos millones de euros de déficit. La llegada de estas camas adicionales al centro de Mataró implicaba el traslado de la unidad de agudos a otra planta y la consecuente saturación de los servicios, denuncian los sindicatos.

Cambios a pesar de la moratoria

“No sabemos si los cambios obedecen a una necesidad de la gestión o responden a criterios estrictamente sanitarios”, critica Bote, que pide a Sanidad abordar con serenidad la necesidad de camas sociosanitarias, en sus diferentes variantes en toda la comarca del Maresme. Desde CCOO aseguran que el cierre parcial de Sant Jaume es un “desmantelamiento” del centro socisanitario.

En una reunión que mantuvieron ayer el comité de empresa y los directivos del centro del Maresme se planteó el escenario de que, a pesar de la moratoria, el hospital continuará con el plan de traslado de las 40 camas de la unidad de agudos —que atiende a pacientes con pluripatologías y con insuficiencia cardíaca— a otras dependencias del centro, especialmente a la primera planta subterránea. Un portavoz del centro rehusó comentar esta versión, ofrecida por CATAC.

El cambio de unidades era lo que hacía posible el encaje de las camas procedentes del viejo hospital de Sant Jaume. Es por ello que desde CATAC ponen en duda que el aplazamiento del traslado sea definitivo. En su opinión, la moratoria no soluciona la raíz del problema pues creen que igual se generará una saturación que eventualmente afectará a la calidad en la atención hospitalaria.

Desde el hospital de Mataró aseguran que la idea es reorientar los servicios de Sant Jaume hacia el tratamiento en centro ambulatorio. Allí también hay 30 camas dedicadas a la psicogeriatría, cuyo futuro tampoco ha sido aclarado por las directivas del hospital.

El departamento de Salud se limitó a confirmar la moratoria pero no dio más detalles sobre su aplicación. El plan de estabilidad presupuestaria presentado por el Consorcio aún está a la espera de ser evaluado por una comisión interdepartamental en la que también participa del departamento de Economía.

Tanto las fuerzas políticas como los sindicatos y las asociaciones de usuarios insisten en que el problema del hospital de referencia de las 15 comarcas del Maresme es su infrafinanciación histórica, calculada en unos 34 millones de euros. El presupuesto de todo el Consorcio es de 105 millones de euros anuales, de los cuales 94 millones provienen del Servicio Catalán de Salud.

Más información