Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Libera! denuncia a los promotores de la ‘caza de patos’ celebrada en Roses

La ONG ha solicitado que se investigue y se identifique la mujer protagonista de un vídeo donde utiliza uno de los animales como arma

Captura de pantalla del vídeo de la agresión animal.
Captura de pantalla del vídeo de la agresión animal.

El pasado 16 de agosto, durante la tradicional 'caza de patos' que se celebra durante la Fiesta Mayor de Roses, en Girona, una chica fue capturada en imágenes de vídeo utilizando uno de los animales para asestarle un golpe a la persona que sostenía la cámara, un activista defensor de los animales. La ONG Libera! ha decidido presentar una denuncia administrativa contra los promotores de esta celebración y ha solicitado que se clarifiquen los hechos ocurridos durante la caza, con tal de identificar la mujer protagonista de la grabación, que cuenta ya con más de 110.000 visualizaciones.

Concretamente, Libera! pide la apertura de un expediente sancionador a "todos los que resulten responsables de la infracción, por acción y omisión, incluida la persona agresora, la entidad organizadora - la Asociación Amigos de las Fiestas y Tradiciones de Roses- y, en su caso, al Ayuntamiento de Roses" por una vulneración contra la Ley de Protección de los Animales al utilizar los patos con un fin recreativo.

La ONG también denuncia que en otras localidades como Sagunto (Valencia), Can Picafort (Mallorca) o l'Escala (l'Alt Empordà), donde tradicionalmente se hacía la misma celebración ya se han adoptado medidas como la utilización de patos de goma o pelotas como sustitutos a los animales.

La noticia recorrió el mundo y el vídeo fue publicado en medios internacionales como 'The Mirror' (Reino Unido), del mismo modo que la indignación por la crueldad de las imágenes también llevó a la creación de una petición al Ayuntamiento de Roses, vía change.org, para eliminar la celebración. La iniciativa ya ha recibido más de 70.000 firmas.

La 'caza de patos' consiste en lanzar un total de 50 patos desde una barca al mar, con el objetivo que sean perseguidos y atrapados por los bañistas participantes, que reciben un premio si consiguen cazar uno de los animales.