Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las entidades niegan que Mas les chantajease por la lista del 27-S

ANC y Òmnium realizan un llamamiento a la movilización para la Diada

Liz Castro, Quim Torra, Jordi Sànchez y Josep Sabaté.
Liz Castro, Quim Torra, Jordi Sànchez y Josep Sabaté. EFE

Quim Torra, presidente de Òmnium Cultural ha negado presiones o “chantajes” por parte del presidente Artur Mas para conseguir que las entidades soberanistas apoyasen la lista conjunta de Junts pel Sí. “En ningún momento de las conversaciones se planteó este tema”, ha afirmado. Torra desmiente así las declaraciones del candidato de la CUP, Antonio Baños, que ha dicho este martes que Mas amenazó a las entidades con no convocar elecciones el 27-S para lograr su implicación en la candidatura independentista liderada por Raül Romeva.

“En el proceso de negociación las entidades teníamos claro que había que asumir el consenso más amplio y que siempre daríamos apoyo a las candidaturas independentistas”, ha explicado Torra. El líder de Òmnium aseguró que su objetivo era encontrar “un consenso, como se buscó con la firma de la hoja de ruta”. “Negamos que hubiera ningún tipo de chantaje”, zanjó.

La Asamblea Nacional Catalana y Òmnium avanzaron este martes que cuentan con más de 170.000 inscritos para la Diada, 20.000 personas más que el año pasado por estas fechas. Sin embargo, Josep Sabaté, coordinador de movilizaciones de la ANC, insistió en que el ritmo de inscripción está bajando y que no es momento “para el desánimo”. “Es imprescindible llenar la Meridiana para que tenga sentido lo que hemos hecho estos cuatro años”, ha explicado Sabaté.

El presidente de la ANC, Jordi Sánchez, solicitó neutralidad electoral para el 11 de septiembre: “Pedimos que la Diada no sea un espacio de confrontación o exhibición electoral sino que sea un espacio de unidad para los que queremos un nuevo país”. Sánchez reclamó “una moratoria de la campaña” para la tarde del 11-S. “Es momento de volver a poner encima de la mesa la independencia y el derecho a decidir”, ha aseverado. “El 11-S no quedará mermado por el enfrentamiento entre candidaturas partidarias de crear un nuevo estado”, ha añadido Torra.

El recorrido de la manifestación de la Diada cubre 5,2 kilómetros de la avenida Meridiana, en este momento las personas anotadas llenarían un 40 % del espacio. Las entidades soberanistas han realizado un llamamiento para llenar los 3 km que faltan, han insistido en que el trabajo “no está hecho” y que el éxito de la movilización no estará asegurado hasta que consigan gente para todos los tramos. “Buscamos dar una imagen potente, simbólica, el 11-S”, ha anunciado Sánchez, que ha insistido en que su deseo es celebrar una marcha “cívica, pacífica y reivindicativa” más allá de las opciones políticas de cada uno.

El escenario de la Diada contará con una urna llena con miles de papeletas como las que se utilizaron para votar en la consulta participativa del 9-N. Con esto, las entidades pretenden reivindicar el "éxtito de la consulta". Varios voluntarios realizarán un espectacúlo con las mismas, se trata de vincular el "éxito" del 9-N a las próximas elecciones del 27-S.