Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los carriles ‘bici’ de las calles de Londres y Numancia, listos este año

El Ayuntamiento cortará el tronco central de la Diagonal el día sin coches

El Ayuntamiento de Barcelona tiene intención de acabar antes de finales de año los carriles bici de la calle de Numància, Londres y las plazas de Espanya, Carbonera y Joan Carles I. En cambio, dejará para el año 2016 las vías ciclistas previstas en la Travessera de Gràcia, la calle de Cartagena y el tramo que falta en la de Marina.

Son algunas de las decisiones que la concejal de Movilidad, Mercedes Vidal, anunció ayer durante la primera reunión de este mandato del Pacto por la Movilidad y el grupo de trabajo de la bicicleta. Vidal también explicó que el Día Sin coches se celebrará en octubre y se cerrarán los carriles centrales de la Diagonal, entre Francesc Macià y el paseo de Gràcia.

Sobre los carriles bici, la intención es que sean todos de doble sentido y en calzada, en la línea de los últimos que se han habilitado. La idea de Vidal es potenciar los desplazamientos en bicicleta, que ahora son el 2,2% del total. "Son muchos, pero pocos en términos de oportunidad". La nueva concejal tiene el propósito de cambiar la situación por la que el 60% de las calzadas son para los coches y solo hacen el 30%. "Asumimos que hay que restar espacio al coche", recuerda que afirma el programa de Barcelona en Comú. Y antes que nadie, el peatón, señala.

En el caso de Numància, bajará por la izquierda de la calle, entre la acera y la hilera de coches aparcados, de forma que restará un carril al tráfico a motor. En el caso de la compleja plaza de Espanya, las bicicletas irán pegadas al exterior de la rotonda central, entre los autobuses y el resto del tráfico. El Ayuntamiento ha desestimado la idea inicial de que las bicis circularan entre un carril para autobuses y los coches, porque la sensación de seguridad era insuficiente para los ciclistas, explicó Vidal.

En cambio, en la esquina entre paseo de Gràcia y Diagonal, las bicis circularán por los extremos (no pegadas a la rotonda, sino como en la plaza de Francesc Macià), pero siempre por calzada, sin pisar las aceras de los Jardinets de Gràcia.