Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las diputaciones reclaman estabilidad fiscal para la recuperación económica

Los diputados generales de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa son partidarios de posponer la reforma de la Ley de Aportaciones

El lehendakari Urkullu, acompañado (desde la izquierda) por los diputados generales de Bizkaia, Unai Rementería; de Álava, Ramiro González, y de Gipuzkoa, Markel Olano.
El lehendakari Urkullu, acompañado (desde la izquierda) por los diputados generales de Bizkaia, Unai Rementería; de Álava, Ramiro González, y de Gipuzkoa, Markel Olano.

El Gobierno Vasco y las diputaciones forales se han comprometido hoy a impulsar unidos la recuperación económica, el empleo y la mejora de los servicios sociales, y han reclamado estabilidad fiscal frente a anuncios de rebaja de impuestos.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha recibido hoy a los diputados generales de Bizkaia, Unai Rementeria; de Álava, Ramiro González, y de Gipuzkoa, Markel Olano, con quienes ha analizado estrategias para avanzar en la recuperación económica y la generación de empleo.

Tras la reunión, los tres diputados generales han explicado que han trasladado al lehendakari su compromiso de trabajar de manera "conjunta y coordinada" para lograr los retos que se han marcado. Uno de los más importantes es "la reactivación económica y la regeneración de empleo de calidad".

En materia de fiscalidad, han descartado que sea el momento para llevar a cabo una reforma tributaria y una bajada de los impuestos tal y como plantea el PP, y han opinado que la reforma fiscal pactada entre PNV, PSE y PP todavía tiene que dar sus frutos.

A preguntas de los periodistas, el diputado general de Álava ha dicho que "es más fácil que las empresas inviertan si tienen cierta estabilidad sobre su fiscalidad" y ha opinado que "en Euskadi no hay urgencias electorales como en Madrid".

En este sentido, se ha referido a las elecciones generales previstas para este año y ha advertido de que "el PP sube los impuestos cuando empieza a gobernar y los baja cuando se acercan las elecciones".

Rementeria ha pedido esperar a octubre para saber si crece la recaudación de las haciendas vascas, fruto de la reciente reforma fiscal, y Olano ha dicho que las instituciones vascas no caerán "en el vaivén electoral" en materia fiscal y seguirán siendo un país "solidario" con una presión fiscal "adecuada".

En cuanto a los asuntos que han estado sobre la mesa de la reunión con el Gobierno vasco, uno de ellos ha sido la reforma de la Ley de Aportaciones, que está prorrogada desde 2011. Las tres diputaciones han apostado por consensuarla entre todas las formaciones políticas y han confiado en tener una nueva ley para el horizonte 2017-2021.

El diputado general de Álava, territorio que se ha sentido perjudicado con la ley vigente, ha criticado que su antecesor en el cargo, Javier de Andrés (PP), dijo que era una buena ley cuando se aprobó y después, "cada vez que llegaba un período electoral, insistía en que había que cambiarla".

González ha afirmado que la pretensión de Álava es que "la reforma se produzca cuanto antes pero de forma acordada y consensuada" porque, a su juicio, "no le ha hecho ningún favor a la negociación de la futura Ley de Aportaciones utilizarla como un instrumento de campaña electoral".

"Eso se ha acabado porque hoy iniciamos una nueva etapa de colaboración y de trabajo conjunto desde la lealtad", ha señalado González, que ha asegurado que la legislatura pasada le ofreció a Javier de Andrés (PP) "el apoyo del PNV para ir con una posición común desde Álava a la reforma de la ley y lo rechazó".

El que las cuatro instituciones estén gobernadas por el PNV ha sido subrayado por los tres diputados generales como un hecho que facilitará la colaboración para éste y otros temas, y han recordado que les une "el mismo concepto de país".

El diputado general de Gipuzkoa ha destacado la "apertura política" de las tres instituciones forales, en cuyos gobiernos ha entrado el PSE-EE, y ha opinado que esto "fortalecerá" la andadura de los tres ejecutivos. Otro de los retos que se han marcado las cuatro instituciones vascas es aprobar el Plan Estratégico de Servicios Sociales y planificar su puesta en marcha de forma coordinada.

"Necesitamos diseñar unos servicios sociales sostenibles en el tiempo y leyes como la de vivienda, que se han aprobado sin un estudio sobre su impacto en las cuentas públicas, no ayudan a ello", ha advertido Rementeria.