Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmena pide a los jóvenes que vuelvan a la plaza Mayor

La alcaldesa acudió a la presentación de la Asociación de Amigos del Cuarto Centenario de la plaza Mayor

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, acudió ayer a la presentación de la Asociación de Amigos del Cuarto Centenario de la plaza Mayor, formada por hosteleros, comerciantes e intelectuales. Ante los representantes de todos los partidos políticos, Carmena alabó la iniciativa cultural mostró su cooperación y pidió la vuelta de los jóvenes a la plaza.

 La Casa de la Panadería fue el primer edificio que se construyó de la Plaza Mayor de Madrid, en 1590. Y también el lugar elegido ayer para presentar las propuestas planteadas para conmemorar, en 2017, el 400º aniversario de uno de los lugares más representativos de la capital.

“Este es el Madrid que queremos: con iniciativas de los ciudadanos”, dijo la alcaldesa.

“Esta plaza es un espacio cotidiano y un lugar global. Escenario de la vida de una metrópoli; de una gran capital y también de la vida de provincias”, presentó el acto Francisco Méndez, presidente de la recién creada Asociación de Amigos del Cuarto Centenario de la Plaza Mayor, ante medio centenar de personas, incluida la alcaldesa, Manuela Carmena, y los portavoces de la oposición: Esperanza Aguirre, Antonio Carmona y Begoña Villacís.

“Este es el Madrid que queremos: con iniciativas de los ciudadanos”, dijo la alcaldesa. Hacía referencia a la sociedad, constituida por empresarios, intelectuales u hoteleros, que busca fomentar actividades culturales y lúdicas en el entorno. En esta plaza ha pasado de todo, desde corridas de toros hasta autos de fe, como el reflejado en el óleo de Francisco Rizi, pasando por conciertos, discusiones, besos o selfies.

En tiempos de la República se denominó Plaza de la Constitución

Los orígenes de la plaza se remontan al siglo XVI, cuando Felipe II trasladó la corte a Madrid y encargó a Juan de Herrera la remodelación de la confluencia de las calles Toledo y Atocha. Pero el artífice del espacio sería Felipe III, de ahí que una estatua ecuestre del monarca presida la zona, que encargó en 1617 al arquitecto Juan Gómez de Mora concluir el proyecto. Dos años después se inauguraba.

Ahora, cuatro centurias mediante, dos incendios, varias reconstrucciones y algún cambio de nombre —en tiempos de la República se denominó Plaza de la Constitución—, se quiere “constituir la plaza como un foco cultural, como un lugar de encuentro, como un mercado, como un escenario y como un espacio de hermanamiento con otras ciudades”, según dijo Francisco Méndez.

La plaza Mayor podrá contar desde 2016 con un concierto de Año Nuevo, inspirado en la tradición vienesa, que pondrá el colofón a una intensa programación cultural navideña en ese histórico emplazamiento. Además, su mercadillo navideño e reorganizará y se transformará para adecuarse a la estética centroeuropea.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información