Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CASO CLOTILDE

Crespo: “¡A este alcalde no le han dado ni un sobre ni un billete!”

El exdiputado de CiU alega que trató con empresarios rusos en beneficio de Lloret de Mar

El exdiputado de CiU, Xavier Crespo, en el juicio por el 'caso Clotilde'.
El exdiputado de CiU, Xavier Crespo, en el juicio por el 'caso Clotilde'.

Xavier Crespo, exalcalde de Lloret de Mar, reconoció ayer en el juicio que tuvo trato con empresarios rusos, pero solo en defensa de los intereses del municipio. Crespo les pidió que patrocinaran a los clubes de hockey y fútbol con la intención de apoyar a “entidades locales”. También viajó con los gastos pagados a Moscú (con su familia), aunque no por placer, sino para defender un proyecto —la conversión de la plaza de toros en centro comercial— que los empresarios iban a desarrollar. El exdiputado negó, de forma tajante, haberles dispensado trato de favor en esas obras y haber cobrado sobornos.

Un problema con el sistema de grabación en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) obligó a retrasar casi dos horas el inicio de la vista por caso Clotilde.en la que declararon los cinco acusados. Crespo afronta una petición de dos años y medio de cárcel por aceptar, presuntamente, sobornos del empresario ruso Andrei Petrov. El exalcalde de Lloret empezó su declaración dubitativo, pero acabó respondiendo con vehemencia a las preguntas del fiscal anticorrupción Fernando Bermejo: “Me hace gracia esto de los sobres… ¡A este alcalde no le han dado ni un sobre ni un billete, ni por esta empresa ni por ninguna!”, espetó en un arranque por el que enseguida pidió disculpas al tribunal.

Crespo detalló que conoció a Petrov en 2007. El empresario se había subrogado un convenio municipal entre el Ayuntamiento y un constructor que preveía edificar un centro comercial —con aparcamiento, equipamientos y un parque público— en la antigua plaza de toros de Lloret. El encuentro se repitió más tarde con el socio de Petrov en Rusia, Viktor Kanaikin, a quien la Fiscalía vincula con la mafia rusa. “Vinieron al Ayuntamiento a ponerse a disposición. Es normal que alguien que hace una obra tan importante venga a saludar”, justificó.

Ante la insistencia del fiscal, el exalcalde de Lloret acabó admitiendo que sugirió a los empresarios la posibilidad de patrocinar a los clubes de hockey y fútbol del municipio. “Creo que les dije que el club tenía un presupuesto de tanto, que había esponsors de tal o cual categoría…” Los empresarios se comprometieron a aportar 60.000 euros por temporada al club de hockey y otros 30.000 al de fútbol.

Se da la circunstancia de que la mujer de Crespo, Guadalupe Oliva, había sido vicepresidenta del club de hockey, que es “una entidad privada”, recordó el fiscal. Y que los tres hijos de la pareja jugaron allí. Pese a todo, el exdiputado detalló que su familia no se benefició de ello. Mientras duró el patrocinio de la empresa de Petrov, DDC, los hijos de Crespo “eran júniors”, por lo que “no recibían sueldo y solo les pagaban 200 euros al mes de gasolina”.

Uno de los presuntos regalos que Crespo recibió por parte de Petrov (a cambio de un trato beneficioso en el proyecto de Lloret) fue un viaje a Moscú en febrero de 2008. Crespo admitió que el empresario pagó la estancia y que acudió con su mujer y uno de sus hijos. Pero negó que se tratara de un viaje de placer. Crespo acudió “por responsabilidad” como alcalde, porque quería “conocer la empresa” que iba a ejecutar las obras en la plaza de toros. “No fui de vacaciones, no fui a conocer Moscú. Apenas estuvimos un día. No fuimos a ningún restaurante. Fue un compromiso”.

Crespo negó, asimismo, que Petrov le regalada un reloj de 2.200 euros por su cumpleaños. La Fiscalía cree que sí, y tiene como pruebas una factura y el interés del empresario por conocer la fecha de aniversario del exalcalde. El exdiputado también negó cualquier vinculación con la rebaja de impuestos (un 50% de bonificación) que aprobó el Ayuntamiento para la licencia de obras que iba a ejecutar DDC. En este punto coincidieron el resto de acusados —la arquitecta Pilar Gimeno, el exconcejal de Urbanismo y expresidente del club de fútbol, Josep Valls, y el expresidente del club de hockey Joan Perarnau—, que avalaron la legalidad de la rebaja. El abogado de Crespo, Manuel González Peeters, no le formuló ninguna pregunta.

Petrov, por su parte, negó haber recibido trato de favor del exalcalde y aseguró que el patrocinio de los clubes no fue iniciativa suya, sino que era una “política general” del holding al que, según su versión, pertenece la empresa DDC: el gigante ruso Gazprom.

Más información