Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Covite denuncia a otros seis etarras por usar la UPV para reducir condenas

Se les acusa de falsear sus expedientes académicos: Inés del Río iba a clases mientras estaba en la cárcel y Troitiño hizo las pruebas de acceso 20 años después de matricularse

Inés del Río (centro) abandona la cárcel en octubre de 2013 tras la aplicación de la 'doctrina Parot'.
Inés del Río (centro) abandona la cárcel en octubre de 2013 tras la aplicación de la 'doctrina Parot'. reuters

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) ha presentado en la Audiencia Nacional una denuncia penal contra seis etarras a los que acusa de falsear su documentación en los expedientes académicos de la Universidad del País Vasco (UPV-EHU) con los que obtuvieron beneficios penitenciarios que les ayudaron a redimir condena.

Los miembros de ETA que presuntamente se vieron beneficiados por esta práctica son Inés del Río, Ignacio Erro, Domingo Troitiño, Elías Fernández Castañares, Juan Lorenzo Lasa Michelena e Inmaculada Noble. Estos reclusos están acusados de falsear sus datos para acogerse a los beneficios penitenciarios contemplados en la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) en torno a la doctrina Parot. La denuncia de Covite se suma a la que este colectivo interpuso el pasado mes de abril contra otras cinco miembros de ETA.

Según lo datos aportados a la Audiencia Nacional, Inés del Río Prada, condenada por 24 asesinatos, inició la carrera de Periodismo en la UPV en 1989 con un DNI falso cuyo número era “99999177”. Según Covite, Del Río no ha realizado el examen de Selectividad ni la Prueba de Acceso a Mayores de 25 años, requisitos imprescindibles para cursar una carrera universitaria. Además, desde 1989 hasta 1998, estando recluida en la cárcel, estaba matriculada en la facultad de Periodismo y en la de Psicología en los grupos reservados para los de alumnos que toman clases presenciales.

Ignacio Erro Zazu, con diez asesinatos cometidos y otras 22 tentativas de asesinato, comenzó Ciencias Políticas en la UPV en 1988, mientras estaba en prisión. El número de DNI con el que se matriculó es “99999215” y la fecha de nacimiento que aparece en su registro es “04/06/1964”. "Los dos datos son falsos", sostiene Covite, que también hace constar que no hizo las pruebas obligatorias para acceder a una carrera universitaria. Erro hizo su primer año de carrera en horario de tarde y en el grupo de alumnos que iban a clase, lo cual es imposible si se encontraba recluido en una prisión. Solo se matriculó a distancia a partir de 1997.

Troitiño Arranz, implicado en la matanza de Hipercor de 1987, empezó Magisterio en 1988 con el DNI número “33333333”. Se matriculó de ocho asignaturas sin realizar los exámenes de acceso. Según su expediente, expone Covite en su denuncia, realizó la Prueba de Acceso para mayores de 25 años el 1 de enero de 2011, "un domingo y 20 años después de iniciar sus estudios universitarios". El primer año, supuestamente, aprobó siete asignaturas. Todas con idéntica calificación: 5’5.

Juan Lorenzo Lasa Michelena, alias Txikierdi –fue jefe de ETA y portavoz de los presos de la banda–, se matriculó en la UPV en 1989 mientras cumplía condena en Francia. El número de DNI que aparece en todos los documentos de su expediente es “999995555”. No consta en su expediente haber realizado la Prueba de Acceso a mayores de 25 años o la Selectividad, asegura el colectivo de víctimas.

Elías Fernández Castañares –dos asesinatos– comenzó Magisterio matriculándose con un DNI cuyo número era “333333334” y sin presentarse a las pruebas de aceso. Inmaculada Noble Goicoechea, del comando Madrid, también se matriculó en Magisterio en 1988, y la única asignatura que aprobó desde la cárcel fue Educación Física, con un 8. Lo hizo asistiendo a clases de forma presencial.