Maroto matiza su política contra el racismo para salvar la alcaldía

El regidor de Vitoria ofrece al resto de los partidos un "compromiso ético" en la lucha contra el fraude en las ayudas sociales

Javier Maroto conversa con la candidata de EH Bildu de Vitoria, Miren Larrion.
Javier Maroto conversa con la candidata de EH Bildu de Vitoria, Miren Larrion.l. rico

El alcalde de Vitoria en funciones, Javier Maroto, del PP, ha adquirido hoy un "compromiso ético" en la lucha contra el racismo y contra el fraude en las ayudas sociales para posibilitar un acuerdo entre todos los grupos políticos y, de este modo, lograr retener la alcaldía de la capital alavesa.

Maroto trata de esta manera neutralizar el intento que partidos de la oposición, principalmente EH Bildu, Sumando (la marca de Podemos) e Irabazi (integrado por Ezker Anitza, Equo e Izquierda Republicana), de desalojarle del poder en Vitoria, para lo cual es necesario el apoyo del PNV. El PP obtuvo en las pasadas elecciones municipales nueve concejales, frente a los seis de la coalición abertzale, cinco del PNV, cuatro del PSE, dos de Sumando y uno de Irabazi.

El PNV, clave para decidir el futuro alcalde, no es partidario de participar en ningún frente antiMaroto, pero le ha solicitado en las últimas fechas "gestos" que demuestren un cambio en su política social. El alcalde en funciones ha leído hoy una declaración conciliadora que matiza sus anteriores declaraciones sobre su visión del racismo y el uso que hacen los inmigrantes de las ayudas sociales. El pasado verano, Maroto declaró que una “mayoría” de marroquíes y argelinos “viven de ayudas sociales que pagamos todos”, lo que encendió la polémica.

Maroto se ha dirigido esta mañana al resto de partido, a cinco días de la constitución de los ayuntamientos, para expresar su decisión de ser ser "firme y contundente" con el objetivo de que "nadie pueda relacionar nunca más" sus palabras con el racismo. "Lo que voy a decir hoy es lo que he querido decir siempre antes, pero a la vista está que no he sido lo suficientemente claro o no lo he sido para todos y por ello debo hacer autocrítica", ha señalado. Además, ha dicho con contundencia: "No puedo seguir permitiendo que el racismo se asocie a mi persona".

No es un "gesto", como le pedía el PNV, sino que pretende ser "un paso más allá ". Es, según ha dicho Maroto, "un compromiso ético que posibilite lograr un acuerdo con el resto de grupos entorno a las políticas sociales". En la declaración, el regidor popular asume  "respetar al diferente y luchar contra el racismo y la intolerancia para garantizar la convivencia y cohesión social, potenciando el valor de la solidaridad como seña de identidad indiscutible de Vitoria".

También ha apostado por "trabajar por la justicia social efectiva y por erradicar el fraude en las ayudas sociales, independiente de quien sea la persona que lo cometa" y a "facilitar la integración social de quiere pueden sufrir la exclusión por razones económicas, culturales, orientación sexual, genero, discapacidad, raza o nacionalidad".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS