Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salud revisa una piscina de Torelló a la que iba el niño con difteria

El consejero Boi Ruiz reconoce que la recuperación del menor infectado será "complicada y difícil"

Difteria en Olot
Fachada de la piscina cubierta municipal de Torelló revisada por Salud Pública

Los técnicos de Salud Pública de la Generalitat que investigan el origen de la difteria que sufre un niño de seis años vecino de Olot (La Garrotxa), todavía no han localizado el foco de contagio y continúan estudiando el entorno del menor. Además de monitorizar a familiares, compañeros de clase y personas que han estado en contacto con el niño, los equipos de Salud Pública desplegaron la investigación epidemiológica hasta Torelló (Osona) y revisaron la piscina cubierta municipal donde el niño solía ir a bañarse.

El menor, que sigue ingresado en la UCI del hospital Vall d'Hebron en estado crítico, no estaba vacunado por voluntad de los padres. Sin embargo, tras el suceso (el primer caso de difteria en España desde 1987), la familia ha accedido a inmunizar a su hermana pequeña. “Han vacunado a su hermana siguiendo las recomendaciones de los expertos en salud pública”, confirmó el epidemiólogo del hospital Clínic, Antoni Trilla, en una entrevista digital en EL PAÍS. El consejero de Salud, Boi Ruiz, añadió ayer que ya se ha inmunizado "a todo el entorno familiar del menor”.

Aumento "preocupante" de padres antivacunas

MARTA RODRÍGUEZ

El Colegio Oficial de Médicos de Girona (COMG) alertó ayer del “preocupante” incremento del movimiento antivacunación en España, pero también en Europa y Estados Unidos. Los médicos gerundenses insistieron en que “la forma más efectiva de evitar la enfermedad es mantener un elevado nivel de vacunación en la población” y denunciaron que “el riesgo de no vacunarse es mayor que el riesgo de vacunar”

Los facultativos mostraron su “preocupación” por la tendencia en alza de los padres antivacuna y aseguraron que hasta ahora, en muchos casos, los niños no vacunados quedaba protegidos por lo que se denomina inmunidad de grupo (inmunidad que obtiene una comunidad por el hecho de alcanzar coberturas vacunales por encima del 85-90% en la población). El COMG advirtió que si se bajan estas coberturas o bien se agrupan comunidades de no vacunados, “podrían reaparecer determinadas infecciones, prácticamente desaparecidas”.

Los médicos explicaron que la gran mayoría de reacciones adversas a las vacunas son "leves" y muchas de ellas locales, y que no se han podido demostrar científicamente los estudios que las relacionan con la muerte súbita, el autismo o colitis ulcerosa.

Los técnicos de Salud Pública también revisaron las cartillas de vacunación de todos los compañeros de clase, que habían estado de campamento en Palamós unos días atrás, y mantuvieron una reunión con los padres de los niños para explicar la situación y en qué consiste la difteria (una enfermedad infecciosa grave que afecta a las vías respiratorias y se contagia mediante la tos y los estornudos). El colegio del menor, el Cor de Maria de Olot, también envió una circular al resto de los cursos para dar cuenta de lo sucedido.

Recuperación “difícil”

Con el debate abierto sobre la obligación o no de cumplir el calendario vacunal y la efectividad de la inmunización, el consejero de Salud se pronunció ayer a favor de una vacunación “responsable y obligatoria” para, alegó, “proteger a terceros”. Ruiz resaltó la “eficacia” de las vacunas y su papel en la mejora de la salud pública.

El titular de Salud reveló también que el niño no ha progresado ni empeorado en su estado, que sigue siendo muy grave. Ruiz señaló que la prioridad de los equipos médicos de Vall d'Hebron que lo están atendiendo es recuperar al menor, aunque reconoció que será una tarea “complicada y difícil”.

 

Más información