¿Qué es la difteria? ¿Quién debe vacunarse?

Preguntas y respuestas sobre la inmunización contra esta enfermedad contagiosa

Un niño recibe una vacuna.

La difteria es una de las enfermedades consideradas prevenibles mediante vacunación, que forma parte del calendario establecido para inmunizar a los bebés y niños frente a posibles brotes. La importancia de la vacunación radica en que se trata de una enfermedad grave, causada por una bacteria que afecta al sistema respiratorio y que puede provocar la muerte.

¿Qué es la difteria?

Se trata de una enfermedad causada por una bacteria (Corynebacterium diphteriae) que habita en la boca, nariz y garganta y que se contagia por vía respiratoria, mediante tos y estornudos. Tras el contagio, la incubación dura pocos días (de dos a cinco), aunque algunos infectados no muestran síntomas pero sí pueden contagiar. Los síntomas incluyen daño en la garganta, fiebre elevada, tos, estornudos, dolor de cuello y obstrucción en las vías respiratorias por la aparición de unas membranas que impiden respirar. La mortalidad es del 5%-10%. El período de contagio máximo es de dos semanas en la fase aguda, aunque los portadores crónicos pueden excretar la bacteria durante meses.

¿Por qué es peligrosa?

La bacteria no solo afecta a las vías respiratorias; también produce una toxina que al entrar en el torrente sanguíneo afecta a otros órganos como los riñones, el cerebro y el corazón. Una posible complicación es la inflamación del músculo cardíaco o miocarditis. El sistema nervioso también puede verse afectado y provocar parálisis temporal.

¿Dónde hay difteria?

En España y el resto de Europa la difteria es ya una enfermedad "extraordinariamente rara", dice Antoni Trilla, epidemiólogo del Hospital Clínic de Barcelona. Sin embargo, sí sigue circulando en Rusia y algunas exrepúblicas soviéticas.

¿Hay vacuna?

Sí. El calendario de vacunación español incluye la inmunización contra la difteria, que se administra siempre en conjunto con otras, a los dos, cuatro, seis y 15-18 meses de vida. También se incluye en la vacuna de refuerzo de los adolescentes (13-14 años), junto con el tétanos y a veces con la tos ferina.

¿Cuándo se descubrió la vacuna contra la difteria?

Durante las primeras décadas del siglo XX se dio con sistemas de vacunación que no partían de bacilos sino de sustancias tóxicas derivadas de los mismos. En 1909, tuvo lugar una demostración de inmunidad de larga duración en cerdos inmunizados con una de estas toxinas. En la década de 1940 llegaría la vacunación combinada.

¿Es obligatorio vacunarse contra la difteria en España?

La vacuna contra la difteria forma parte del calendario de vacunación de todas las comunidades autónomas. En la práctica se trata de una mera recomendación y los padres pueden decidir no vacunar a sus hijos sin que por ello incumplan la normativa estatal al respecto, aunque un juez puede obligar a vacunar en caso de riesgo para la salud pública.

¿Basta con vacunarse una vez?

No, el proceso de inmunización frente a la difteria demanda varias dosis a lo largo del tiempo. En la actualidad, se administra mediante una triple vacuna que también protege frente a la tos ferina y el tétanos, denominada DPT. En el calendario de vacunación español, los bebés reciben una dosis a los dos meses, otra a los cuatro y otra a los seis. Nuevamente, a los 18 meses reciben otra dosis de refuerzo y una vez más a los cuatro o seis años de recuerdo. Los viajeros que se desplacen a lugares de riesgo tienen que vacunarse nuevamente, puesto que la inmunización se pierde con el paso del tiempo.

Entonces, ¿deberían vacunarse los adultos expuestos a un brote?

En caso de brote, la vacunación está indicada para individuos sin vacunar o incompletamente inmunizados. Además, los contactos de un caso de difteria también deberían reforzar su inmunización.

¿Por qué hay personas que no están vacunadas?

Hay enfermos que, debido a su dolencia, no pueden vacunarse. También hay personas de grupos sociales con pocos recursos que no tienen acceso a la información necesaria. Un informe reciente de Médicos del Mundo señala que en colectivos vulnerables, como inmigrantes sin papeles, personas por debajo del umbral de la pobreza o exiliados, solo la mitad de los niños están vacunados contra enfermedades el tétanos, la hepatitis B, el sarampión o la tos ferina. Además, están los casos de padres que optan por no vacunar a sus hijos. Los movimientos antivacunas han crecido en los últimos años en Europa y Estados Unidos.

¿Desde cuándo se vacuna en España contra la difteria?

Aunque la vacunación se inició en 1945, las campañas masivas de vacunación combinada comenzaron en España en el año 1965 mediante dos campañas anuales y junto a la vacunación antipoliomielítica oral a los niños que tenían entre tres meses y tres años. En 1967 se decidió añadir una tercera dosis.

¿Está la población española correctamente inmunizada contra la difteria?

En torno al 95% de los niños están correctamente protegidos. La incidencia media anual de difteria en España era de casi 1.000 casos por 100.000 habitantes en 1941. A partir de ahí, gracias a las campañas de vacunación los casos se fueron reduciendo hasta que en 1987 se registró el último caso.

¿Y en el resto del mundo?

Según la OMS, más del 83% de los niños están correctamente vacunados, lo que salva anualmente unas 2,5 millones de vidas. En 1943, se dieron un millón de casos de difteria y 50.000 muertes solo en Europa. En 2013, fueron únicamente 3.300 muertes en todo el mundo.

Más información