Los padres de alumnos quieren comedores gratuitos en verano

Las AMPA reclaman programas nutricionales para menores en riesgo de exclusión Diputaciones, ayuntamientos y colectivos sociales preparan el servicio extra estival

Escolares en el comedor del colegio La Florida de Alicante el verano pasado.
Escolares en el comedor del colegio La Florida de Alicante el verano pasado.PEPE OLIVARES

Llegan las vacaciones escolares y con ellas el cierre de la mayoría de comedores escolares. El temor a que muchos menores de familias con dificultades económicas vean desatendidas sus necesidades nutricionales ha llevado un año más a la Federación de Asociaciones de madres y padres de alumnos (FAPA) de Valencia a pedir a la Generalitat que los establecimientos permanezcan abiertos durante los meses de verano.

Desde que estalló la crisis económica y con la pérdida gradual de ingresos de muchos núcleos familiares, muchos colectivos sociales han exigido a las administraciones públicas que se atienda a los grupos de población más vulnerables.

La Federación ha destacado que al finalizar el curso escolar llega el momento de poner en marcha las Escuelas de Verano y "y hay que aprovechar que los centros están abiertos para poder mantener los comedores escolares en funcionamiento".

FAPA-Valencia ha recordado que el año pasado, mediante una partida presupuestaria del área de Bienestar Social se puso en marcha un programa del Ministerio de ayudas a los usuarios con problemas económicos que abarcaba hasta los 16 años y del cual "no se ha sabido el número de usuarios a los que benefició". Padres y madres han pedido que de nuevo se oferten estas ayudas y han reclamado "transparencia en la información para poder informar a sus AMPAs".

Medio millón de euros

Más de 2.500 los niños fueron atendidos en 2013 por el Programa de Asistencia Nutricional a Menores de la Diputación de Valencia. En 2014 ocurrió otro tanto y este año la corporación provincial repetirá a partir de julio la experiencia por tercer año consecutivo. Está dirigido a menores escolarizados de 3 a 16 años y serán los Ayuntamientos y los colectivos sociales de base los encargados de llevarlo a cabo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El servicio se prestará entre julio y septiembre, de lunes a viernes e incluirá una comida principal. Tendrán prioridad para solicitar esta ayuda los ayuntamientos con escuela de verano, talleres municipales o campamentos.  El medio millón de euros se repartirá entre las localidades con menos de 20.000 habitantes.

Ciudades más grandes tendrán sus propios programas. El Ayuntamiento de Valencia dedicará 750.000 euros, 300.000 euros más que el año pasado, con los que se podrá atender a unos 5.000 menores en el periodo estival. Según datos oficiales, unos 1.800 niños proceden de las 900 familias con escasos recursos económicos. Esta familias serán titulares de la tarjeta Valencia Contigo, con una dotación mensual de 340 euros. Existen además otros 2,3 millones de euros para ayudas de emergencia.

Casa Caridad, una institución benéfica, también tiene listo el programa de comedor para menores. La entidad más que duplica el número de plazas que habitualmente tiene disponibles durante los meses estivales.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Cristina Vázquez

Periodista del diario EL PAÍS en la Comunitat Valenciana. Se ha ocupado a lo largo de su carrera profesional de la cobertura de información económica, política y local y el grueso de su trayectoria está ligada a EL PAÍS. Antes trabajó en la Agencia Efe y ha colaborado con otros medios de comunicación como RNE o la televisión valenciana À Punt.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS