_
_
_
_

Empresarios, hoteleros y comerciantes evitan criticar a Colau

El sector aguarda que la futura alcaldesa tome posesión para sentarse a hablar

El empresariado barcelonés, y en especial el sector turístico, permanecen expectantes ante la llegada de Ada Colau al frente del Ayuntamiento. Los empresarios del sector turístico y los comerciantes celebran su disposición a dialogar y esperan a que el nuevo gobierno tome posesión para sentarse a hablar. Todos explican que en los últimos meses se han reunido con representantes de la candidatura Barcelona en Comú.

BComú ha planteado que aprobará una moratoria en la concesión de licencias para apartamentos turísticos y para nuevos hoteles en la capital catalana. La patronal del sector, que representa el 18% del producto interior bruto (PIB) de la ciudad, no quiso valorar los resultados del 24-M, con los que dijo que son “respetuosos”. Su presidente, Joan Molas, aseguró: “Solo pedimos a los nuevos responsables que cuiden el mundo turístico y hotelero y abran un diálogo para que pueda seguir siendo una actividad de primera línea”. Fuentes del sector aseguraron que los hoteleros quieren esperar a que Colau tome posesión del cargo y nombre a un responsable del área.

En cambio, esa extensión de la moratoria para otorgar licencias a los hoteles suscita el aplauso de la patronal de apartamentos para turistas (Apartur), que representa a los propietarios de los 9.500 pisos con licencia. Su presidente, Enrique Alcántara, ve con buenos ojos la llegada de Barcelona en Comú al Ayuntamiento barcelonés y aplaude “la actitud y tono dialogante” de Colau. En octubre pasado, Apartur interpretó como una declaración de guerra la decisión del Ayuntamiento de Xavier Trias (CiU) de extender la moratoria en la concesión de nuevas licencias para apartamentos a toda la ciudad. Alcántara explica que en los últimos meses se ha reunido con representantes de BComú y que su punto de vista le parece “lógico: moratoria total y planificamos el futuro de todo el sector con las empresas y vecinos, esto está bien, que todo el mundo sea tratado por igual”.

Los comerciantes, un sector tradicionalmente conservador, aseguraron que tienen “ganas de hablar con el equipo de Colau” para explicar su “trabajo en defensa del modelo comercial de Barcelona”, según Vicenç Gasca, el presidente de la Fundació Barcelona Comerç, que agrupa a los ejes comerciales de barrio. Gasca también celebra que el programa de BComú apueste por no aumentar ni un metro cuadrado más de grandes superficies. Menos entusiasta se muestra el presidente de Barna Centre, que representa a los tenderos del centro, Javier Cottet. Este pidió al equipo de Colau “que sea realista con el mundo, porque Barcelona no se va a ir al país de las maravillas, Barcelona está en el mundo capitalista”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_