La izquierda eleva a Ada Colau como alternativa real a CiU

La alcaldable ha orillado el debate soberanista y se ha centrado en temas sociales

Ada Colau, en el Mercado Provençals, en Barcelona.
Ada Colau, en el Mercado Provençals, en Barcelona.Toni Garriga (EFE)

La candidatura Barcelona en Comú liderada por la activista Ada Colau se ha erigido esta campaña en alternativa a CiU en el Ayuntamiento y cuenta con posibilidades de arrebatar la alcaldía a Xavier Trias, según coinciden las encuestas. Se trata de una lista variopinta en la que confluyen seis formaciones a la izquierda de los socialistas, que ha moderado su discurso para atraer el voto útil y que no se ha definido con claridad sobre el soberanismo.

La que fue portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) es la única cara conocida de una candidatura que tuvo que cambiar el nombre inicial al poco de iniciarse la campaña Guanyem (Ganemos) Barcelona— porque ya estaba registrado. Eso ha llevado a BComú a colocar el rostro de Colau en las papeletas para aprovechar su tirón de popularidad.

En la lista confluye Guanyem, el movimiento de Colau, los ecosocialistas de Iniciativa per Catalunya, Esquerra Unida y Alternativa (referente catalán de Izquierda Unida), Podemos, Equo y Procés Constituent, una formación que apuesta abiertamente por la independencia. Esa suma de siglas les ha obligado a hacer equilibrios internos y no definirse claramente sobre el proceso soberanista, más allá de apoyar la pseudoconsulta del 9 de noviembre y en la que Colau votó a favor de un Estado catalán propio.

Esa indefinición pretende también atraer al votante socialista decepcionado, especialmente en los barrios populares de Barcelona, y defensor de que Cataluña continúe en España. La radicalidad inicial del mensaje de Colau y su tono en los mítines ha ido moderándose, al punto de erigirse como el voto útil frente al alcalde Xavier Trias. Los ataques verbales a los nacionalistas que protagonizó Colau junto a Pablo Iglesias en el único acto juntos, el segundo día de campaña, no se volvieron a repetir.

Colau ha centrado su mensaje en las reivindicaciones sociales. Promete municipalizar el agua, evitar los cortes de suministro y los desahucios. En paralelo, cada uno de sus mítines ha sido un azote a la corrupción de CiU, llegando a acusar a los nacionalistas de actuar “como una mafia” por confundir los intereses privados con los públicos y permitir el blanqueo de capitales rusos en una operación urbanística en el Puerto auspiciada por el Ayuntamiento.

Trias empezó ignorando a la posible alcaldesa, pero en el último debate televisivo la acusó directamente de “enmierdarlo todo”, en una salida de tono impropia del alcalde barcelonés.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS