Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Català reduce la escuela pública en favor de la privada en Burjassot

La cuna del poeta Vicent Andrés Estellés se queda con solo dos aulas de tres años en valenciano y un 55% de Educación Infantil concertada

Padres, madres y alumnos ante el colegio público Migel Bordonau.
Padres, madres y alumnos ante el colegio público Migel Bordonau.

La consejera de Educación, María José Català, ha esgrimido razones "totalmente objetivas" para justificar la eliminación de facto de dos unidades de tres años en sendos colegios de la Generalitat de Burjassot, una ciudad de en torno a 40.000 habitantes del cinturón metropolitano de Valencia. La decisión ha sido adoptada justo al final del proceso de solicitud de plazas escolares en los centros de Infantil y Primaria sostenidos con fondos públicos.

Català ha explicado que se ha decidido dejar de matricular en una unidad de tres años en valenciano del colegio de Infantil y Primaria (CEIP) Miguel Bordonau y en otra de castellano en el Sant Joan de Ribera, una vez valorado el censo del Instituto Nacional de Estadística y aplicados criterios de escolarización y considerado un exceso de plazas respecto a la demanda.

Movilización por la enseñanza pública y en valenciano

J. M. J.

"A la consejera de Educación se le abre la boca diciendo que garantiza a las familias que elijan el centro que quieran para que estudien sus hijos y en este caso parece que hace una excepción", ha denunciado el presidente de la Coordinadora Horta Nord d'Escola Valenciana, Angel Martí, quien ha lamentado que los perjudicados "vuelven a ser los padres y las madres que quieren elegir la enseñanza en valenciano, en un centro en concreto".

Este mismo viernes ha comenzado las movilizaciones de la comunidad educativa de Burjassot contra el cierre de dos unidades de infantil en colegios públicos, ha informado CCOO-PV. La asamblea de las AMPAS del CEIP Sant Joan de Ribera y del Miguel Bordonau, Coordinadora de AMPAS y entidades sociales, sindicales y políticas han comenzado con una cacerolada la denuncia de un recorte encubierto de dos unidades de infantil. Tras la publicación definitiva del arreglo escolar, la consejería "ha impedido matricular a nuevo alumnado" en sendas unidades de los CEIP  Sant Joan de Ribera y Miguel Bordonau, ha recordado el sindicato, lo que "supone un recorte encubierto no solo de esas dos unidades sino de las dos líneas, que podrían desaparecer al no recibir alumnado desde el primero de sus niveles".

Se ha convocado también una manifestación para el lunes 18 de mayo de la plaza del Ayuntamiento de Burjassot y una concentración el martes 19 en la plaza de Manises de Valencia.

Lo cierto es que la decisión de la Consejería de Educación, titular de ambos colegios, agudizará el proceso de privatización en esta localidad, donde en torno al 54% del alumnado en el segundo ciclo de Educación Infantil (3-5 años) está actualmente escolarizado en 24 unidades de seis centros privados. Los colegios públicos tienen 27 unidades, pero un menor número de alumnos, por lo que escolarizan el 46 % de Infantil. 

Ninguno de esos centros privados sostenidos con fondos públicos oferta enseñanza en valenciano, circunstancia que resulta especialmente llamativa en el pueblo donde nació y vivió el insigne poeta Vicent Andrés Estellés.

En los cinco CEIP de los que es titular la Generalitat solo existían hasta ahora tres líneas en valenciano que arrancaban de los tres años. A partir del curso próximo, esa exigua oferta se quedará en dos líneas, en los CEIP Sant Joan de Ribera y Villar Palasí, tras la decisión de Educación de suprimir la del Miguel Bordonau. 

La consejera ha dicho además, en la comparecencia tras el pleno del Consell, que "más del 50 % de niños de primaria están escolarizados en líneas en valenciano". Tal afirmación no sirve, desde luego, para Burjassot, donde solo un 16 % del alumnado de Infantil estará escolarizado en valenciano el curso próximo, si se considera que solo ocho de las 49 aulas sostenidas con fondos públicos que quedarán en el pueblo de Estellés serán de línea en valenciano.

Se da el caso de que el CEIP Sant Joan de Ribera ha sufrido varios años de dispersión en varios espacios de la población y en barracones, al no acometerse la rehabilitación necesaria por parte de la Administración, lo que ha incidido necesariamente en un descenso de demanda, lo que explica el "exceso de plazas" argumentado por la portavoz del Consell.

Según los datos de la propia Administración autonómica del curso 2014-15, en Burjassot, la ratio de las aulas de Educación Infantil en los centros concertados es de 23,46 alumnos. En los de titularidad pública, de 18,11 alumnos. Al multiplicar estas cifras por el número de unidades (27 en la pública, 24 en la privada concertada), se obtiene un total de 1.051 alumnos de segundo ciclo de Infantil en centros sostenidos con fondos públicos de Burjassot, de los cuales 563 son de la concertada y 488 de la pública.

Con la reducción de las dos unidades de colegios públicos en la oferta de matrícula, el próximo curso, la proporción será aún más favorable a la privada concertada, que superará el 55 % de la matrícula.