Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un excargo público devuelve 47.000 euros por una presunta estafa al ICS

El organismo público no se siente perjudicado y evita reclamar a Cuervo

José Ignacio Cuervo, en la toma de posesión como delegado de la Generalitat en Madrid.
José Ignacio Cuervo, en la toma de posesión como delegado de la Generalitat en Madrid.

A dos semanas de enfrentarse a un juicio con jurado popular, el excargo público José Ignacio Cuervo ha decidido devolver los más de 47.000 euros que, presuntamente, estafó al Instituto Catalán de la Salud (ICS). La Fiscalía pide tres años de cárcel para Cuervo en el único episodio del caso Sant Pau que, por ahora, ha llegado a buen puerto. Cuervo, médico de profesión, consigna en el juzgado esa cantidad no porque asuma su responsabilidad en los hechos, sino para garantizar la indemnización que le pide el fiscal. En caso de condena, a Cuervo se le aplicaría la atenuante de reparación del daño, lo que le permitiría rebajar en gran medida la pena y evitar el ingreso en prisión.

Cuervo, que también fue concejal del PSC en Barcelona, abandonó su cargo como delegado de la Generalitat en diciembre de 2010 y regresó a la sanidad. El acusado “no quería perder el nivel de retribuciones del que había venido gozando en años anteriores” y pactó con el exgerente del hospital de Sant Pau, Jordi Varela, un sistema de pagos ilícito, según el escrito de acusación del fiscal. Anticorrupción pide para Varela —que también se beneficiaría de la atenuante— dos años de cárcel como “cooperador necesario” en la estafa.

El ICS cedió a Cuervo al Sant Pau para que colaborase en la puesta en marcha de un campus de excelencia y de dos institutos de investigación. El organismo público se comprometió a pagarle el sueldo. Al mismo tiempo, sin embargo, Cuervo firmó dos contratos con el Sant Pau por los que también cobró. El juez afirmó, en sus conclusiones, que Cuervo recibió ingresos “simultáneamente del hospital y del ICS sin que este organismo lo supiera”. O sea, que cobró dos veces por el mismo trabajo.

Una de las peculiaridades del caso es que, aunque el ICS es la víctima de la presunta estafa, no se siente perjudicado y por ello no reclama nada a Cuervo. La vista se celebrará a partir del 25 de mayo. Fuentes de la acusación popular creen que, en los próximos días, las partes buscarán un acuerdo para evitar el juicio. La defensa lo niega y ratifica la inocencia de ambos.

El juez del Sant Pau archivó los sobresueldos a directivos y el sobrecoste de las obras del nuevo hospital, pero sigue investigando si las donaciones que cientos de personas han hecho al Sant Pau a lo largo de los años se han destinado a asistencia sanitaria.