Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas sobre la sentencia: “No es justa, ni honesta ni útil”

La consejera de Enseñanza considera que la sentencia solo afecta a “un caso particular”

Artur Mas (i) y la consejera de Enseñanza, Irene Rigau.
Artur Mas (i) y la consejera de Enseñanza, Irene Rigau.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha advertido hoy que "forzar al derecho" recurriendo a los tribunales con el fin de "alterar" el "amplio consenso" que hay en Cataluña entorno a la educación en catalán no es un actuación "justa, ni honesta, ni útil".

Así ha criticado el recurso de la Abogacía del Estado ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña contra la resolución de la Generalitat sobre las normas de preinscripción, el día en el que se ha conocido además que el Tribunal Supremo obliga en un fallo a la Generalitat a dar un 25 % de horas lectivas en castellano en las escuelas. Además, El alto tribunal obliga a incluir una asignatura troncal en castellano en una sentencia en la que señala el "incumplimiento" del Ejecutivo catalán de sus dictámenes.

La consejera de Enseñanza de Cataluña, Irene Rigau, ha querido quitar hierro a la sentencia del Supremo, que ya fijó el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña en enero de 2014. La consejera ha subrayado que la sentencia del Alto Tribunal se refiere a “un caso particular” y “no tiene impacto más allá de la confirmación de una medida cautelar” para ese alumno.

Según Rigau, el Tribunal Supremo solo puede "pronunciarse para resolver casos particulares”, así que considera que esto no implica cambiar el modelo de escuela catalana, que hace más de tres décadas que funciona en Cataluña y que defienden la gran mayoría de familias y de partidos políticos. "El Supremo puede avalar casos particulares pero no le corresponde cambiar un modelo lingüístico, esto corresponde al Parlament", ha añadido Rigau.

Una nueva sentencia contra el modelo de inmersión lingüística cae justo en el inicio de la campaña electoral. Este tema tan sensible en Cataluña ha entrado doblemente en campaña después que el Ministerio de Educación anunciara esta semana un recurso para impugnar la matriculación en las escuelas catalanas por no incorporar la posibilidad que las familias soliciten la escolarización en castellana. El Gobierno central pedía además aumentar este porcentaje. “Debería aplicarse la regla general del 50%”, solicitaba el recurso.

Este mismo porcentaje era el que solicitaba uno de los recursos resuelto por el Supremo. En él, un padre al que se le había concedido el 25% de castellano -que finalmente no se llevó a cabo porque su hijo ya ha finalizado la ESO, la etapa obligatoria-, solicitaba el 50%, pero el Alto Tribunal no se lo ha concedido. "El Supremo avala que el 25% sea el porcentaje adecuado", ha sacado pecho la Generalitat.

Más información