Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

WWF exige la retirada completa de los fosfoyesos de la marisma de Huelva

Fertiberia defiende que su proyecto es “serio y riguroso”

Balsa de fosfoyesos en Huelva. Ampliar foto
Balsa de fosfoyesos en Huelva. EL PAÍS

“No podemos aceptar un plan que tenga como fin último dejar un suelo contaminado”, así ha resumido la responsable legal de WWF, Rita Rodríguez, el rechazo al proyecto de recuperación de la marisma de Huelva degradada por los fosfoyesos (residuo resultante de la fabricación de ácido fosfórico) presentado por Fertiberia. La empresa defiende que su proyecto es “serio y riguroso”

La Audiencia Nacional instó en 2010 a la empresa, ubicada en el Polo Químico onubense, a devolver la marisma en su estado original. El grupo ecologista, mantiene que ha reclamado el cumplimiento literal: "La completa retirada de los fosfoyesos de la marisma a un vertedero autorizado”.

“Es la única opción porque la existencia de los residuos crearía un riesgo permanente para la población y su entorno natural y permanecería la marisma contaminada para siempre”, defendió Rodríguez.

Los fosfoyesos ocupan una extensión de 1.200 hectáreas, pero el proyecto de recuperación de Fertiberia afecta solo a 750 hectáreas. El resto fue ya objeto de un plan anterior y está bajo una cubierta vegetal.

Fertiberia defiende que el proyecto lo ha elaborado una empresa norteamericana experta en sellado de balsas a nivel mundial y que posee la última tecnología para “confinar” o “encapsular” los fosfoyesos y evitar las filtraciones. Además, recuerda la industria que el plan tendrá “un control exhaustivo” durante 40 años. La compañía trabaja ahora en las mejoras que debía introducir en el plan, entre ellas, la afección por riesgo sísmico que debe entregar en noviembre próximo.

WWF afirma que el Instituto Geológico Minero de España y la Empresa para la Gestión de Residuos Industriales (EMGRISA) no creen que haya garantía de que esas filtraciones puedan evitarse. “No podemos dar un sí a un proyecto que no hace un tratamiento de los residuos y crea por tanto un riesgo permanente”, ha agregado la responsable legal de WWF.

La organización cuestiona el informe favorable de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y el Mar porque el suelo no ha sido “impermeabilizado previamente, por lo que hay filtraciones a acuíferos y a la ría”. También alegan que se trata de una zona con riesgo sísmico, por lo que no hay seguridad de que los residuos permanezcan confinados.