Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

12 municipios gastan dos millones en márketing turístico y señalizaciones

Dos alcaldes se desmarcan de un plan para ayuntamientos ourensanos porque las inversiones millonarias de los últimos cuatro años “no se justifican”

Productos promocionales de los ayuntamientos del plan Puertas de Galicia.
Productos promocionales de los ayuntamientos del plan Puertas de Galicia.

Estudios, señalizaciones, maillots, mochilas y ferias. El Plan de Competitividad de Puertas de Galicia —la dinamización turística de los nueve ayuntamientos de la comarca de Monterrei junto a los de Viana do Bolo, A Gudiña y A Mezquita— presupuestada en 2,4 millones de euros está a punto de concluir. Las cuatro anualidades (2011-2015) en las que se han dividido las inversiones dejan de momento un reguero de señales de un circuito de ciclismo de montaña, catalogación de lagares rupestres y adjudicación de lo que habrá de ser el proyecto estrella: un Bosque Mágico en el término municipal de Laza presupuestado en 316.000 euros y que aún no ha sido ejecutado. Los dos únicos alcaldes que no son del PP (el socialista de Castrelo do Val, Vicente Gómez, y el de A Mezquita, Rafael Pérez, del BNG) se han desmarcado. En su opinión, “no se justificaban buena parte de las inversiones” financiadas por la Xunta, el Estado, la Diputación de Ourense y los propios Ayuntamientos, encabezados por el de Verín.

Tras el gasto de 1,2 millones en las dos primeras anualidades básicamente en propaganda y señales, en 2014, la tercera anualidad del plan, el presupuesto superó los 655.000 euros de los que la principal partida ejecutada, por importe de 155.360,44 euros, se destinó de nuevo a “márketing”: 67.917,86 fueron para “presencia en mercados nacionales e internacionales”, 49.917,86 para un callejero gastronómico y reedición de guía y 18.000 para asistencia a ferias. La señalización de rutas temáticas consumió en ese mismo año 59.862 euros y la catalogación de los lagares, 20.137,91.

A la espera del "parque experiencial"

C. H.

El único proyecto que figura en el epígrafe de “Innovación” en el plan de Puertas de Galicia es la creación en el municipio ourensano de Laza de un complejo denominado Bosque Mágico, un “parque experiencial aventura+tradiciones” presupuestado en 2014 en 316.000 euros y del que por el momento solo existe el terreno: 50 hectáreas de las que cinco se destinarán a la parte didáctica.

Puertas de Galicia sacó a concurso la obra y ejecución, que ganó la empresa portuguesa Penavento, con experiencia en el sector en el país vecino, explican los responsables de Puertas de Galicia. El gerente del plan, Ignacio Fernández, alude a esa experiencia para justificar la demora que ha registrado el proyecto: “La empresa presentó mejoras basándose en su gestión anterior y, naturalmente, se las hemos aceptado”.

Mientras tanto, la adjudicataria espera por la licencia definitiva y la Consellería de Medio Ambiente pone a su disposición personal para desbrozarle el terreno. “Recurrimos a la Xunta para pedir ayuda por miedo a que un incendio pudiera llegar a alcanzar la zona de la infraestructura”, justifica el gerente la colaboración pública.

Tanto Fernández como el alcalde de Verín, Juan Manuel Jiménez, sostienen que las cuentas del proyecto están “perfectamente claras porque son auditadas por tres organismos: Ministerio y Consellería de Industria e Comercio y Diputación” de Ourense. El regidor de Verín, en su calidad de presidente de la comisión de seguimiento, anuncia que acudirá “a la vía judicial” si alguien cuestiona las inversiones.

El márketing es el principal apartado. A la partida mencionada se suma un capítulo de “Acciones de comunicación y publicidad. Prescriptores de opinión”, que ha supuesto la ejecución de 45.418,24 euros. Aquí se incluyen la compra de maillots por cerca de 8.000 euros, mochilas por casi 6.000 y la promoción “en comunidades virtuales” por 19.494,24 euros. La publicidad en la prensa local fue de 12.000 euros en esta anualidad. Además se han gastado 18.000 euros en “Benchmarking” (comparación de las empresas propias con los líderes del mercado) que supuso, según explica el gerente de Puertas, Ignacio Fernández, el “viaje a bodegas de La Rioja y a un parque de aventuras de Madrid” de 19 personas entre las que, sostiene Fernández, que se encontraban cinco alcaldes, tres técnicos municipales y nueve empresarios de la comarca.

Pese a las grandes gastos, los vecinos no ven los resultados. Lo reconoce el gerente. “El plan de momento no es visible porque para darlo a conocer hace falta mucho dinero”, señala. Y destaca que están haciendo una gran promoción en redes sociales “con más de 20.000 seguidores en Facebook y con presencia también en Twitter”.

“Puertas tiene un gasto importantísimo que los alcaldes no controlamos: todo en estudios para señalizaciones, pero después vienen los de la empresa adjudicataria y nos pregunta a los alcaldes dónde queremos las señales”, explica el regidor de Castrelo do Val, Vicente Gómez, las causas de su recelo a un proyecto en el que su Ayuntamiento acabó causando baja hace dos años. “Las aportaciones que hacíamos, de entre 3.000 y 5.000 euros anuales, no servían para nada porque en todos estos años solo se han puesto señales, nada más”, sentencia el socialista.

También muestra su reticencia al plan el alcalde de A Mezquita, Rafael Pérez. El nacionalista sostiene que se dio de baja el año pasado. Aunque afirma que con el nuevo gerente “las cosas han mejorado”, entiende que “no se justifican buena parte de las inversiones: hasta ahora se ha gastado casi todo en estudios”. El regidor estaba realmente interesado en inventariar, catalogar y documentar un castro de su municipio, “el más grande de Galicia y desconocido a todos los niveles”. Pero explica que “cada Ayuntamiento tenía que poner un aval y si alguno no pagaba, afectaba a todos”.

Causar baja en esta asociación de municipios no es, sin embargo, tarea fácil. Los dos alcaldes explican que la única vía es dejar de pagar. El regidor de Castrelo do Val señala que en cuanto cortó la aportación recibió una carta del alcalde de Verín, el popular Juan Manuel Jiménez, como presidente de la comisión: “Me decía que aunque me fuera tenía que seguir ingresando igualmente las cuotas”. Gómez asegura que Jiménez le envió recado de que le reclamaría las aportaciones por vía judicial. “Estoy esperando”, apostilla el regidor de Castrelo do Val.