Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cadena humana contra las sentencias por el asedio al Parlament

Más de un millar de personas de varios colectivos y políticos de ICV, la CUP y Barcelona en Comú participan en el acto en la Ciutadella

Cadena humana en el interior del Parc de la Ciutadella.
Cadena humana en el interior del Parc de la Ciutadella.

Un millar largo de personas han formado esta mañana una cadena humana en protesta por la condena a tres años de prisión que el Tribunal Supremo ha impuesto a ocho de los participantes en el asedio al Parlamento catalán el 15 de junio de 2011. La organización pretendía que esta acción de protesta comenzara en la puerta de acceso al parque de la Ciutadella cercana a la Estación de França, subiera por el paseo de Picasso, rodeara el parque por el paseo Pujades y continuara por la calle Wellington hasta la entrada del Zoológico. Así querían recrear la misma acción del 15 de junio de 2011 cuando tuvo lugar el asedio a la Cámara y bloquearon sus accesos.

Las expectativas se desbordaron y la cadena, que comenzó a las doce del mediodía, continuó sin que estuviera previsto, por el paseo de la Circunvalación. Tan solo faltaron unos 200 metros para que se cerrara completamente, rodeando por completo el Zoo y el Parque de la Ciutadella.

Los protagonistas no solo fueron algunos de los condenados sino sus familiares, que pidieron perdón. Concretamente, a sus hijos “por la sociedad injusta que os hemos dado”. Una madre lamentó: “Si nos quitan a nuestros hijos nos quitan la vida, exigimos su libertad”. Los familiares apoyan a sus hijos y destacaron, uno a uno, los motivos por los cuales han sido condenados a tres años de privación de libertad. Entre las acciones figuraban abroncar a diputados, impedirles el paso y pronunciar proclamas. “Seguiremos luchando y si su manera de pararnos es la prisión, no habrá lugar para encerrarnos a todos”, concluyó una de las madres.

Los manifestantes señalaron que la sentencia tiene un “claro componente político y vengativo”. Además, destacaron que la “Generalitat y el Parlament de Cataluña se han personado como acusación particular, a diferencia de lo que ocurre con muchas causas por corrupción que se han abierto en los últimos años que han saqueado las arcas públicas”.

El acto, de carácter festivo, se desarrolló sin incidentes. Algunos participantes acudieron a la cita en columnas procedentes de Sants, Poble Sec, Ciutat Vella y Vallcarca. La mayoría iban ataviados con camisetas amarillas, tal y como había solicitado la organización.

Entre los participantes destacaban políticos como el secretario cuarto de la Mesa del Parlament, el ecosocialista David Companyon, y los diputados de la CUP David Fernández e Isabel Vallet. Fernández no quiso realizar declaraciones para respetar que los protagonistas de la jornada fuesen los familiares de los condenados. Aún así, se ha remitido a su última manifestación sobre el tema alegando que la sentencia es “jurídicamente impresentable”.

También ha participado en la acción el abogado y portavoz de Barcelona en Comú, Jaume Asens, el cual ha declarado: “Esta sentencia es una amenaza contra el resto de la sociedad ya que condena a tres años de prisión a personas por gritar consignas o desplegar pancartas lo que es un acto de barbarismo”.

Los condenados ya han anunciado que recurrirán primero al Tribunal Constitucional y posteriormente a Estrasburgo. Pese a ello, la acción de esta mañana ha acabado con un sabor a victoria para los condenados y sus familiares que han comprobado “que no estamos solos y que todos estábamos en el Parlamento y lo volveríamos a hacer”.