Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los médicos piden prohibir fumar en el coche cuando vayan menores

La Sociedad Vasco Navarra de Prevención del Tabaquismo consideran que es el momento de recuperarla en la tramitación de la Ley de Adicciones

La Sociedad Vasco Navarra de Prevención del Tabaquismo reclama a los partidos políticos que enmienden el proyecto de Ley de Adicciones durante su tramitación parlamentaria con el objetivo de prohibir fumar en el coche cuando viajen niños y adolescentes menores de edad en su interior.

Esta idea no es nueva. El Gobierno del PSE aprobó en 2011 una ley antitabaco cuya redacción inicial contemplaba la prohibición de fumar en vehículos en presencia de menores, pero esta medida restrictiva fue finalmente retirada del proyecto ante la duda de legislar sobre el consumo de una sustancia legal en un espacio privado.

Los cerca de 300 médicos de familia y especialistas, enfermeras y farmacéuticos que integran la Sociedad Vasco Navarra de Prevención del Tabaquismo consideran que es el momento de recuperarla aprovechando la tramitación parlamentaria de la Ley de Adicciones y situar a Euskadi en la vanguardia de la legislación europea y mundial contra el tabaco.

El portavoz de esta asociación, Joseba Zabala, y la directora de la Organización Sanitaria Integrada del Bajo Deba, Arantza Mendiguren, pidieron a los partidos vascos que enmienden la Ley de Adicciones para prohibir fumar en los coches en presencia de menores. Ambos comparecieron en la Comisión de Salud del Parlamento Vasco a petición del PSE.

Alertan de que se está poneindo de moda consumir cannabis en los campos de fútbol

Zabala y Mendiguren defendieron esta medida ante las "contundentes" evidencias científicas de los perjuicios que causa el humo del cigarrillo a los menores y subrayaron que el cuerpo de los niños es incapaz de metabolizar adecuadamente ciertas "sustancias tóxicas" que desprende el tabaco y supone un riesgo adicional para su salud a corto, medio y largo plazo.

"Quedan expuestos a sustancias tóxicas que les van a pasar factura cuando sean adultos, les convierte en personas más vulnerables y asumen un riesgo sin haberlo querido. Está demostrado que quienes son fumadores pasivos en su niñez son mucho más susceptibles de padecer enfermedades tumorales y patologías cardiovasculares y cerebrovasculares", dijo Mendiguren.

Los efectos positivos de medidas restrictivas de este tipo para proteger a los niños se notan también en el corto plazo, según aseguraron, y pusieron como ejemplo la significativa reducción de las consultas en los servicios de urgencias hospitalarias por crisis asmáticas de niños desde la prohibición en 2011 del tabaco en lugares cerrados (bares, restaurantes.).

Para la Sociedad Vasco Navarra de Prevención del Tabaquismo no introducir la prohibición de fumar en vehículos cuando viajen menores de edad en la Ley de Adicciones sería perder una doble oportunidad de colocar la legislación vasca en la materia como una referencia "europea y mundial", y de evitar a muchos niños perjuicios causados por el humo.

Zabala y Mendiguren subrayaron que países como Australia llevan más de una década con esta prohibición sin ningún problema en su aplicación. Esta medida está actualmente en vigor también en los países escandinavos y Reino Unido en Europa, y algunas provincias canadienses y estados de los Estados Unidos en América. "Creemos que la sociedad vasca está madura para asumir una iniciativa de este tipo", afirmaron.

Asimismo, manifestaron su respaldo a que la Ley de Adicciones prohíba fumar en las sociedades gastronómicas y los estadios de fútbol y otros deportes. "Nos garantizamos con esta última medida la prevención del tabaquismo y del cannabis, ya que una de las tendencias actuales es de que se fume cannabis en los campos de fútbol", dijo Zabala.

Finalmente, sostuvieron que equiparar la regulación del cigarrillo electrónico "no es un capricho" después de que los estudios demuestren que "emiten partículas nocivas. No podemos admitir que sean entes inocuos, producen un riesgo a las personas que están a su alrededor.