Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo fiscal jefe de Galicia promete perseguir a los corruptos

Fernando Suanzes fija entre sus prioridades la lucha contra Resistencia Galega

Consuelo Madrigal y Fernando Suanzes
Consuelo Madrigal y Fernando Suanzes

La lucha contra la corrupción y la criminalidad organizada, en coordinación con la Fiscalía General del Estado, será uno de los objetivos prioritarios de la Fiscalía Superior de Galicia, desde la que se “ejercitarán todas las acciones precisas para perseguir y llevar ante la justicia a todos aquellos que, de forma reprobable, pretendan enriquecerse a cuenta del sacrificio de todos”, según aseguró el nuevo responsable del organismo, Fernando Suanzes, al tomar posesión ayer en A Coruña. Además de la corrupción, Suanzes fijó sus miras en la vigilancia de la actividad terrorista, tanto en la “indeseable particularidad de que en Galicia subsiste la única organización terrorista interna activa, y con la creciente amenaza para todos de la [actividad terrorista] internacional tan de actualidad”, así como en los incendios forestales, la protección de los más desfavorecidos y la lucha contra la violencia machista.

 El nuevo fiscal inició su discurso con una alusión a una leyenda que figura en un lugar recóndito de la sede de la Fiscalía de Galicia: “Cuenta uno, cuenta dos, cuenta tres, y habrán pasado mil años”. Pero después citó a uno de los padres de la Constitución italiana, Piero Calamandrei, cuando aseguraba que “la justicia debe combinar un hacer pronto con un hacer bien”. “Si conseguimos actualizar con calidad, reducir a lo razonable los tiempos de gestión de asuntos, daríamos un paso imprescindible en favor de todos”, señaló.

Al acto de posesión de Suanzes acudieron la fiscal general del Etado, Consuelo Madrigal, y otras autoridades como el presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay o el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda. Madrigal centró buena parte de su intervención en alabar la labor del fiscal superior saliente, Carlos Varela, tanto en su gestión contra los incendios forestales como en “la defensa de los intereses comunes de los ciudadanos”, en alusión a la labor que desarrolló en el asunto de las preferentes. Suanzes realizó prácticamente toda su carrera en Galicia y llevaba como fiscal en el Tribunal Superior de Xustiza (TSXG) desde 2008.

Suyo fue el informe en el que se basó el juez instructor del sumario contra la ex portavoz del PP gallego Paula Prado para cerrarlo “sin apreciar la comisión de ningún delito”. La juez de Lugo Pilar de Lara había obtenido la grabación de una conversación telefónica en la que Prado presumía de haberle “metido un gol” a la alcaldía de Santiago, aumentando en 3.000 euros el coste de un espectáculo infantil encargado por el Ayuntamiento a un empresario amigo de la también diputada. No es la única patata caliente que tiene el ahora fiscal superior en sus manos. También representa al ministerio público en el caso contra el ex secretario general del PSdeG, Pachi Vázquez, acusado de haber enchufado a personal en su etapa como alcalde de O Carballiño.