Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cesión de 57.000 metros para crear un parque rural en Oriamendi

La Fundación Kutxa Ekogunea ha realizado la entrega al alcalde de San Sebastián

La Fundación Kutxa Ekogunea, propietaria del monte Oriamendi, ha cedido a través de un convenio 57.767 metros cuadrados del mismo al Ayuntamiento de San Sebastián para la habilitación de un parque rural y un área recreativa, según ha informado.

Además de realizar esta cesión, Kutxa Ekogunea invertirá hasta 200.000 euros en los próximos años en intervenciones en la zona. Hasta ahora, ha acondicionado esta zona plantando 4.000 arbustos y 200 árboles, además de abrir caminos. Organiza visitas guiadas para que el visitante conozca el entorno de Oriamendi y su historia, además de integrar este servicio en la oferta para los centros escolares.

El plan especial de Kutxa Ekogunea prevé unir los terrenos de Oriamendi con los de Zabalegi y Bentatxiki mediante un puente, y por todos ellos y hasta Lore Toki y Chillida Leku transcurrirá el nuevo bidegorri que unirá Miramon con Recalde. Este plan desarrolla los criterios previstos por el plan general. El caserío Bentaundi queda fuera del convenio, pero Kutxa Ekogunea rehabilitará este enclave histórico. La construcción de un nuevo parking con capacidad para 100 vehículos completará parte de la futura oferta para Oriamendi.

El convenio firmado con el Ayuntamiento de San Sebastián supone para la ciudad la recuperación de una amplia superficie de terreno clasificado como no urbanizable, en el que el plan general prevé el acondicionamiento de lugares de estancia al aire libre y otros espacios destinados al ocio recreativo y disposición de itinerarios peatonales a los elementos de interés naturalístico, paisajístico o histórico-cultural, constituyendo estos últimos la referencia fundamental para el citado uso recreativo del ámbito.

Prevé unir los terrenos de Oriamendi con los de Zabalegi y Bentatxiki mediante un puente

El Fuerte de Oriamendi es un singular ejemplo de construcción militar característico de la segunda mitad del siglo XIX. Si bien no es un ejemplo único sí es uno de los más interesantes del territorio tanto desde el punto de vista patrimonial, como natural y cultural. Sus restos constructivos presentan un relativo buen estado de conservación y a pesar de las deficiencias existentes, sus muros permiten comprender perfectamente las características de este tipo específico de construcciones. Un valor que quedará aún más de relieve con la intervención de consolidación e interpretación que propone el proyecto básico encargado por Kutxa Ekogunea a la Sociedad de Ciencias Aranzadi.

En el bosque mixto de Oriamendi existen algunos robles de más de 200 años y dos especies catalogadas como "raras" de helechos. Los estudios ornitológicos arrojan una cifra de 50 aves presentes a lo largo del año y, además, se disponen de citas de tejón, zorro y gineta, entre otros mamíferos de interés.