La CUP busca atraer el voto de los descontentos con Mas yJunqueras

La izquierda independentista presenta su propio plan tras el 27-S

El diputado David Fernàndez ( CUP) en el Parlament.
El diputado David Fernàndez ( CUP) en el Parlament.Albert Garcia

La CUP, el partido independentista catalán y anticapitalista, presentará hoy su estrategia en Manresa (Barcelona) para las elecciones del 27 de Septiembre. Su consejo político tiene previsto aprobar dos documentos: uno sobre su proyecto para esos comicios y el segundo es una oferta sobre cómo actuar si impone una mayoría soberanista. CiU y ERC alcanzaron hace una semana un acuerdo de mínimos en ese capítulo -no fija plazos ni define los comicios como plebisicitarios- que la CUP no firmó. Tras las tensas relaciones entre los dos socios, la izquierda radical se ofrece como un garante para enderezar el proceso secesionista atrayendo votos de los electores desencantados con Artur Mas y Junqueras.

El diputado David Fernández, que preside la comisión del fraude fiscal de Jordi Pujol, recordó ayer en Catalunya Ràdio que su opción es "nítidamente" independentista, anticapitalista y democrática. "Nunca haremos el juego al Estado español para que este proceso se diluya, se estrelle o descarrile", dijo. La posición de la CUP no es baladí porque el último sondeo del Centro de Estudios de Opinión refleja que CiU y ERC no alcanzan juntos los 68 diputados necesarios para la mayoría absoluta (tienen 71 y se quedarían entre 63 y 61) pero la rebasarían si se contabiliza los que se adjudican a la CUP: de 3 pasaría a entre 9 y 10. El sondeo revela que Fenández es el político más valorado por los catalanes.

Más información

La política social de CiU y de la CUP está en las antípodas y cuesta imaginar una eventual alianza. Pese a ello, Fernández insinuó que los documentos, con el trasfondo actual, contemplan todos los escenarios, incluida la entrada en un Gobierno —aludió a una junta democrática que represente a las 4.000 entidades favorables al proceso y los partidos— desde el que poder lanzar un plan de choque social además de la independencia. “Se puede hacer desde fuera o desde dentro. Esa es la clave”, dijo.

Su estrategia distingue dos ejes básicos: su proyecto propio y concebir las elecciones como plebiscitarias y constituyentes marcando el camino tras el 27-S. La CUP considera que el acuerdo entre CiU y ERC es inconcreto y vago. Cuando los partidos soberanistas se enzarzaron en una discusión tras la suspensión del 9-N, la CUP fue vital para salvar la votación ideada por Mas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción