Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Margarita Xirgu y Lorca, a escena

Laia Marull da vida a la actriz catalana en un telefilme de TV-3 y Televisión de Galicia que explica sus dificultades para estrenar ‘Mariana Pineda’ en 1927

Laia Marull, durante un descanso de la película que está rodando TV-3 en Molins de Rei.
Laia Marull, durante un descanso de la película que está rodando TV-3 en Molins de Rei.

Barcelona 1927. Una compañía de teatro se encuentra con todo tipo de obstáculos para estrenar la obra Mariana Pineda, de un entonces casi desconocido autor: Federico García Lorca. La actriz Margarita Xirgu interpretaba a Mariana, una mujer luchadora, con ideas propias que se implica en el movimiento liberal de principios del siglo XIX, un argumento que no gustó nada en la dictadura de Primo de Rivera. De ahí la persecución. Ese es el punto de partida del telefilme La Xirgu, l’actriu, una producción de Distinto Films en coproducción con Televisió de Catalunya y Televisión de Galicia, y dirigido por Silvia Quer. Es una ficción de Mariana Pineda que bebe, en buena medida, de esa obra de teatro y de la personalidad y vida de Xirgu, una de las mejores actrices catalanas y españolas del siglo pasado y directora que tuvo compañía propia en España antes de que se exiliara en 1936. Un exilio sobrevenido cuándo ella se encontraba de gira en América Latina —era la cuarta— y con una previsión de regresar en dos años. Xirgu falleció en 1969 en Montevideo y sus restos junto con los de su marido fueron repatriados en 1988 —en el centenario de su nacimiento— por la Generalitat, institución de la que Xirgu fue delegada del gobierno en el exilio en 1937.

El filme explica los celos que vivió Valle Inclán por la relación de Lorca y Xirgu

La actriz Laia Marull es Margarita Xirgu. “Bueno, eso es mucho decir. Porque la Xirgu era mucha Xirgu. Y yo no llego”, dice, entre risas, en un descanso del rodaje en el teatro de Molins de Rei, ciudad donde nació Xirgu en 1888. Una sala de teatro que parece adaptarse a la perfección al ambiente que se quiere reflejar; el de una sala de espectáculos de los años 20. “Lo que más admiro de ella es su pasión por el teatro que fue un compromiso con la sociedad”, apunta Marull en un descanso del rodaje. La Xirgu, l’actriu se rodará en tres semanas —la primera localización fue el Teatre Municipal de Girona— y probablemente se emitirá en la programación de Televisió de Catalunya de la próxima temporada, aunque no hay fecha determinada.

Además de documentación, la actriz que le encarna ha tenido información directa de familiares para quienes Xirgu era “una mujer sencilla que se transformaba en escena”. El telefilme quiere reflejar la determinación de la actriz para estrenar Mariana Pineda y tras la prohibición de hacerlo en Girona —en la vida real se estrenó en el Teatro Principal de Barcelona en 1927— deciden hacerlo en un cabaré del Paral·lel de la capital catalana.

Tras Girona, se está rodando en el teatro de Molins de Rei, donde nació la actriz

El actor Fran Perea es Federico García Lorca y Luis Zahera da vida a Ramón María del Valle Inclán. Un trío que junto con Pau Durá, que encarna a Miguel Ortín, el que fue el segundo marido de Xirgu, dan pie a una trama de desencuentros, celos y amores no correspondidos. Algo que también ocurre en Mariana Pineda entre los personajes que ideó Lorca para explicar la lucha entre los monárquicos y los liberales de principios del siglo XIX. El telefilme quiere reflejar el enfado, casi celos, de Valle Inclán que se siente desplazado como autor al irrumpir García Lorca en la vida de Xirgu. “El deber de un preso es fugarse y el de un autor es machacar al otro”, comenta Zahera al referirse al papel que interpreta, un Valle Inclán dolido que califica de “obrita” a Mariana Pineda y hace una elocuente peineta en una de las secuencias del telefilme en el que se habla en catalán y castellano.

“Es una ficción que tiene momentos y vivencias de los tres personajes” resume la directora Quer. Directora, actores y todo el equipo comparten mesa en el café del Teatro de Molins en un descanso del rodaje.

No le ha costado demasiado a Perea recrear el acento andaluz del autor granadino: “Soy malagueño y tengo acento andaluz por lo que no me ha costado meterme en el personaje de una obra que, además, que respira olores de los pueblos de Andalucía”. La directora de la película y Míriam Iscla —que interpreta a Natalia que en la vida real fue la asistente de Xirgu— creen que en la película se refleja la especial relación que hubo entre Lorca y Xirgu: “a partir de Mariana Pineda, Xirgu fue algo así como la musa para muchas de sus obras”. Lo fue en unas cuantas, como Yerma, Doña Rosita la soltera, Bodas de Sangre que, además de teatro, también la interpretó en cine y La Casa de Bernarda Alba.