El juez del ‘caso Innova’ reprueba a las constructoras de Jordi Sumarroca

El auto judicial censura a Teyco, Comsa y BBATS, del arquitecto Jorge Batesteza, por intentar "influir en funcionarios del CatSalut"

Jorge Batesteza, en el centro de la imagen, sale de la juzgados de Reus.
Jorge Batesteza, en el centro de la imagen, sale de la juzgados de Reus.JOSEP LLUÍS SELLART

El juez instructor del caso Innova de Reus reprueba a las constructoras Teyco y Comsa y BBATS por "sus intentos para influir en funcionarios del CatSalut", según el auto hecho público por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

El auto emitido por el juzgado número 3 de Reus reprueba a la empresa Teyco, del empresario Jordi Sumarroca, ya investigado por el juzgado número 1 de El Vendrell por un delito contra la administración cometido presuntamente en Torredembarra (Tarragona).

También reprueba a la empresa Comsa ("son de la misma propiedad a través de la persona de Jordi Sumarroca", precisa el juez) y a la empresa BBATS Consulting, del arquitecto Jorge Batesteza.

Batesteza está imputado por este juez por varios delitos en la instrucción del caso Innova, que investiga bajo secreto de sumario un cúmulo de irregularidades presuntamente cometidas en el seno del grupo de empresas municipales de Reus Innova.

El instructor considera que "parecen insoportables" los "intentos por influir sobre funcionarios del CatSalut" de las dos empresas y del arquitecto "desde el punto de vista ético", por lo que "habrá que investigar si lo son también desde el punto de vista legal".

El auto, que corresponde a la pieza separada número 8 del caso Innova, incide en que Batesteza fue gerente de Infraestructuras del CatSalut hasta el 31 de mayo de 2007. En diciembre de 2007, lo contrató el Ayuntamiento de Vila-seca para participar en el ambulatorio que proyectaban el consistorio y el CatSalud.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El juez también reseña que, en septiembre del 2014, Comsa dice que pagó 177.000 euros a la empresa de Batesteza por "un contrato suscrito entre ambas mercantiles para redactar el anteproyecto de una construcción sanitaria en Panamá".

Sin embargo, prosigue el juez, el 14 de enero de 2015 un atestado de la Guardia Civil, que actúa como Policía Judicial, reseñaba varios correos electrónicos entre Jorge Batesteza y la empresa Teyco. Esta correspondencia, según el auto, indica que "por un lado Teyco busca apoyos en los funcionarios de la Generalitat para conseguir contratos en Sudamérica" y, por el otro, "va de la mano de Batesteza en esos movimientos dirigidos a conseguir que el Departamento de Salud participe, a través de los más altos cargos, en el lobbying sobre los adjudicadores sudamericanos".

El auto judicial señala que "esta particular relación no puede pasar desapercibida, ya que existen facturas emitidas por Batesteza a Comsa en el año 2011, en el momento de la liquidación de la obra del nuevo ambulatorio de Vila-seca".

En la pieza separada número ocho, de la que está levantado el secreto de sumario, el juez imputa varios delitos a la junta de gobierno de Vila-seca, todos de CiU y que en su mayoría repiten mandato, que inició la tramitación del ambulatorio.

El juez considera que contrataron a Batesteza sin concurso público y se fraccionaron los contratos para eludir los controles administrativos, por los que el arquitecto cobró 68.000 euros presuntamente injustificados.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS