Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas utiliza los reveses judiciales para movilizar a las bases soberanistas

Esquerra Republicana admite que su objetivo es incumplir la Constitución

El rey Felipe conversa con el president de la Generalitat, Artur Mas
El rey Felipe conversa con el president de la Generalitat, Artur Mas EFE

Artur Mas hizo este domingo de la necesidad virtud y utilizó los varapalos judiciales que tanto él como el proceso soberanista catalán han recibido durante la última semana para hacer un llamamiento a la movilización de las bases soberanistas. El presidente catalán y líder de CiU vino a decir que la respuesta a las querellas y a los recursos de la Administración central debe ser una votación masiva de los soberanistas el 27 de septiembre. Solo así, advirtió, las elecciones podrán tener el carácter plebiscitario sobre la in dependencia que persiguen tanto Convergència Democràtica como Esquerra.

Mas habló ante las juventudes de su partido y, sin hacer un listado exhaustivo, sí recordó los problemas legales que está teniendo el proceso soberanista. En menos de una semana el Tribunal Constitucional ha invalidado la ley de consultas catalana y el decreto de convocatoria de la consulta del 9 de noviembre. El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya ha desestimado los recursos de la Generalitat y ha dado vía libre para que se llame a declarar como imputado a Artur Mas también por el 9—N. Por su parte, el Consejo de Garantías Estatutarias advirtió que las llamadas estructuras de Estado que promueven CiU y ERC están fuera de la Constitución y el Estatuto.

En su discurso de ayer, Mas evitó cualquier referencia a este último aspecto y se centró en alertar de las actuaciones del Gobierno central. “El lenguaje de Cataluña es el lenguaje de los votos, que es el lenguaje de la democracia. Y es un lenguaje mucho más potente y mucho más moderno”, defendió. “En Europa y en el mundo es mucho más fácil de explicar y de entender un país que se mueve votando en las urnas que un país que solo se defiende con querellas y recursos”, dijo en referencia a la actuación del Gobierno central.

A continuación, defendió el concepto de “elecciones plebiscitarias” que, pese a no figurar en el ordenamiento jurídico, el soberanismo quiere utilizar para justificar la continuación del proceso independentista tras el 27-S. “Cuanta más gente vaya votar el 27-S, más plebiscito será”, ha insistido. “En Madrid, y si pueden, fuera de España, también nos discutirán pero esto también depende de nosotros”.

En el discurso Mas también lanzó una crítica velada a Esquerra Republicana, al advertir a los suyos de que no hagan caso de quienes dicen que el proceso hacia la independencia será fácil. Precisamente ayer, ERC, admitió que la creación de organismos como la Seguridad Social Catalana, que el Consejo de Garantías Estatutarias, ha rechazado esta semana queda fuera de la Constitución. Los republicanos lo admitieron para insistir en que su objetivo es empujar a Convergència a romper con el actual ordenamiento jurídico y declarar la independencia.

El secretario general adjunto de ERC, Lluís Salvadó, ha asegurado que construir un Estado propio no es constitucional ni estatutario, y avisó: “Ni ERC, y estamos intentando que CiU tampoco, vamos a cumplir la Constitución; vamos a hacer un Estado y la independencia”.