Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Imputado Jordi Pujol Ferrusola por la fortuna oculta del expresidente

La juez lo cita el 26 de marzo para que explique su papel en la gestión de la herencia

Jordi Pujol Ferrusola
Jordi Pujol Ferrusola, hijo mayor del expresidente catalán.

La juez de Barcelona que investiga el origen de la fortuna de la familia Pujol ha citado a declarar, como imputado, a Jordi Pujol Ferrusola. La magistrada ha citado al primogénito el próximo 26 de marzo para que explique su papel en la gestión de la herencia que, supuestamente, él, sus hermanos y su madre recibieron del abuelo Florenci. Júnior ya está imputado por blanqueo de capitales y fraude fiscal en la Audiencia Nacional.

La imputación del primogénito llega después de las explicaciones que el expresidente catalán dio ante la juez de instrucción. Jordi Pujol se desentendió del legado paterno y afirmó que la herencia fue gestionada, primero, por dos personas de su confianza (Delfí Mateu y Joaquim Pujol) y, más tarde, por su hijo mayor. En la causa de Barcelona estaban imputados hasta ahora el exmandatario, su mujer, Marta Ferrusola, y tres de sus hijos (Marta, Mireia y Pere).

En verano del año pasado salió a la luz la existencia de unas cuentas en Andorra a nombre de los miembros de la familia Pujol. La revelación obligó al expresident a emitir un comunicado en el que admitió que su familia había mantenido, durante más de 30 años, una herencia oculta a Hacienda. La lluvia de querellas desembocó en una investigación judicial que pretende aclarar si una herencia, como alega Pujol, es el verdadero origen de la fortuna acumulada en Andorra.

La magistrada Beatriz Balfagon ha acordado las diligencias que, tras las últimas declaraciones, había solicitado el fiscal Alejandro Luzón. “Resulta imprescindible”, subraya el auto, al que ha tenido acceso EL PAÍS, “oír en declaración” a Jordi Pujol Ferrusola, “al ser éste la persona que al parecer gestionó entre los años 1990 y 1992 esos fondos” y el encargado, además, de “realizar su reparto entre la señora Ferrusola y sus siete hijos, ingresando varias veces las oportunas cantidades en las respectivas cuentas abiertas por los beneficiarios”.

La juez destaca que el hijo mayor también “trató directamente” con los anteriores gestores, quienes “tuvieron necesariamente que haberle rendido cuentas”. Según las explicaciones que el expresidente catalán dio ante la juez, a la muerte de su padre,en 1980, fue Delfí Mateu Sayos (excargo de Banca Catalana) quien gestionó la herencia. En 1989, por problemas de salud y cansancio, le sucedió en la tarea Joaquim Pujol i Figa, primo de Pujol, que solo estuvo unos meses al frente de la fortuna, hasta que fue nombrado secretario general de Presidència. El exmandatario nacionalista afirmó que en ningún momento quiso saber nada de ese legado y que su hijo mayor se hizo cargo de la gestión hasta que el último de los hijos (Oleguer) alcanzó la mayoría de edad.

La juez destaca que el hijo mayor “trató directamente” con los anteriores gestores, quienes “tuvieron necesariamente que haberle rendido cuentas”

Tanto Mateu como Pujol i Figa han fallecido, por lo que Pujol Ferrusola es el único que puede arrojar mayor luz sobre esa época. La magistrada subraya que los antiguos gestores tuvieron que explicarle al hijo mayor “la cantidad inicialmente legada” por Florenci, así como “la rentabilidad obtenida en los últimos años”. Su actuación sobre esos fondos “podría haber coadyuvado en los delitos que están siendo objeto de investigación”, remarca.

El auto también acuerda la declaración, como testigo, de la ciudadana andorrana Marta Pallerola Dolcet. Según la declaración de Mireia Pujol, fue la persona que “realizó las inversiones de sus fondos desde Andorra” y quien “logró que éstos se vieran multiplicados”. Ésa es la razón por la que, según Mireia, los fondos que regularizó el año pasado (tras destaparse la existencia de las cuentas) supera con creces al de sus hermanos. La juez también pide a la Agencia Tributaria que “verifique” los datos de las declaraciones complementarias que les permitió aflorar los fondos ocultos a través del Banco de Madrid. El objetivo es “determinar si se ha de considerar regularizada la situación tributaria de los interesados”.

La magistrada considera improcedentes las solicitudes de Manos Limpias, que ejerce la acusación popular. El sindicato había pedido las declaraciones de la hermana y el cuñado de Jordi Pujol y la aportación de las notas manuscritas citadas por el expresidente en su declaración. En esas notas, su padre, Florenci, muestra su preocupación a Marta Ferrusola por el rumbo de su hijo.

El hijo mayor de la familia tiene abierta una causa en el Juzgado de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional. El juez Ruz relaciona al primogénito de la familia Pujol con delitos de blanqueo y delitos contra la Hacienda. Los empresarios Carlos Sumarroca padre e hijo han pedido al juez Ruz que levante su imputación ya que alegan que no existe ninguna prueba de que se beneficiaran de contratos de la Generalitat. Los empresarios afirman que los trabajos contratados por sus empresas a Jordi Pujol hijo fueron prestados y no fueron ficticios.

Más información