Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unió avisa que no será un “simple apéndice” de un pacto CDC-ERC

Espadaler se distancia del plan soberanista que negocian Mas y Junqueras

La dirección de Unió, con Espadaler en el centro, ayer durante una Calçotada en el Pla de Santa Maria.
La dirección de Unió, con Espadaler en el centro, ayer durante una Calçotada en el Pla de Santa Maria.

Unió Democràtica se ha mantenido hasta ahora en un discreto segundo plano en las conversaciones que mantienen Convergència Democràtica y Esquerra Republicana para acordar un programa conjunto sobre la independencia de Cataluña. Pero en una semana de gran tensión en el seno de CiU los democristianos decidieron ayer lanzar una señal de alerta en el sentido de que no aceptarán que los convergentes les impongan ningún tipo de acuerdo programático. “Unió no está dispuesta a convertirse en un simple apéndice, si fuese el caso, de un acuerdo programático entre CDC y ERC”, dijo ayer el secretario general de los democristianos, Ramon Espadaler.

Espadaler evitó fijar una posición clara de hasta dónde está dispuesta a llegar Unió Democràtica en el proceso soberanista, pero sí dijo que no aceptará sumarse a un acuerdo ya cerrado. “Adhesión gratuita no la habrá, pero decimos sí a la suma responsable haciendo aportaciones desde lo que somos y desde lo que representamos, desde la moderación que hemos sido siempre. En Unió, estamos dispuestos y abiertos a hacerlo”, recalcó.

Ante las discrepancias cada día más evidentes que la cuestión nacional produce entre Convergència i Unió, Esquerra Republicana intenta sacar tajada con vistas ya a las elecciones municipales. ERC aseguró ayer que, de producirse una victoria republicana el 24 de mayo ya estaría hecho la mitad del trabajo para conseguir la independencia. Esto sería especialmente cierto si la victoria de ERC fuera en el Ayuntamiento de Barcelona. Así lo defendió el candidato de la formación en la capital catalana Alfred Bosch: “Si la capital del país lidera el proceso nacional daremos pasos de gigante. Una Barcelona independentista es el cambio de verdad”, aseguró en un acto de partido.

Esquerra no esconde que su aspiración es utilizar las elecciones municipales para allanar el camino a Oriol Junqueras para vencer a Artur Mas en las elecciones autonómicas del 27 de septiembre. “La mejora manera de asegurar la segunda vuelta de septiembre es que el 24 de mayo los balcones de los ayuntamientos del país sean independentistas”, dijo Bosch.

El objetivo de los republicanos para las elecciones municipales es conseguir 2.000 concejales en Cataluña. Actualmente tienen 1.400.

 

Más información