Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GOBIERNO VASCO

Toña aboga por continuar la obra de Aburto al frente de Empleo

La defensa del diálogo social y la mejora de Lanbide para gestionar la RGI y la inserción en el empleo, los retos del nuevo consejero

Ángel Toña, el lehendakari y Juan María Aburto
Ángel Toña, el lehendakari y Juan María Aburto

Continuismo al frente de Empleo y Asuntos Sociales. El nuevo consejero Ángel Toña, ha asumido el cargo con el reto de ahondar en el diálogo entre sindicatos, empresarios y Gobierno vasco, intentando, como ya lo hizo su antecesor, que se incorporen también los sindicatos nacionalistas. En segundo lugar, aunque en paralelo, Toña quiere culminar la reestructuración de Lanbide con el fin de mejorar la gestión de la renta de garantía de ingresos (RGI), la oferta de formación para el empleo y su función de intermediación laboral.

"Construcción social"

Urkullu tomó la palabra tras la jura de Toña para agradecer a Aburto el trabajo desarrollado durante estos dos años y su compromiso "con las personas". Según ha dicho "han sido dos años intensos y difíciles que culminas con tres importantes acuerdos: la Cartera de Servicios Sociales, la puesta en marcha de la Mesa de Diálogo Social y el proyecto de Ley del Tercer Sector". "Ahora asumes una nueva responsabilidad y sabemos que lo haces manteniendo el compromiso con la construcción social del país", ha señalado.

También ha dado las gracias al nuevo consejero y subrayó que desde el primer día "nos has manifestado que compartes el proyecto y que tienes ilusión por desarrollar la tarea encomendada desde unos principios compartidos. Agradecemos tu disposición y voluntad, el compromiso personal y profesional que asumes para compartir nuestras políticas de empleo y políticas sociales".

El lehendakari cree que la economía vasca se encuentra en un punto de inflexión desde la recesión al crecimiento y ha explicado que "trabajando juntos vamos a conseguir seguir creciendo y creando oportunidades de empleo, esto es, garantizando la cohesión social". 

Toña ha tomado posesión del cargo en el Palacio de Ajuria Enea en presencia del lehendakari Iñigo Urkullu y los consejeros, incluido el propio Juan Mari Aburto, que se despidió la pasada semana, así como junto a los miembros de La Mesa del Parlamento, en un acto austero en el que el nuevo consejero prometió cumplir fielmente la ley sobre una copia del Estatuto de Gernika.

El nuevo consejero ha hecho sus primeras declaraciones tras este acto de nombramiento y jura. En su opinión los retos más relevantes que afronta son la culminación de la reestructuración de Lanbide para "mejorar su eficacia en la gestión de la RGI, la formación para el empleo y la intermediación laboral", y "el impulso del diálogo honesto y permanente entre sindicatos, empresarios y Gobierno". También ha incluido entre los retos pendientes culminar el desarrollo normativo en materia de políticas sociales (decretos de residencias y alojamientos de mayores, centros de inserción y de día, etc.), la aprobación de los proyectos de ley de Empleo y de Cooperativas, el despliegue del Plan Director de Vivienda y la materialización de las acciones de promoción del alquiler y rehabilitación.

Toña cree que en tiempos de crisis la acción conjunta de todo gobierno es "determinante" en el bienestar de la ciudadanía y su desarrollo personal y social, pero las políticas sociales de empleo y vivienda son las que "se encuentran en la vanguardia en la atención de las personas más desfavorecidas". "Asumo esta tarea con la responsabilidad que conlleva y el compromiso de hacer todo lo que esté en mi mano, cabeza y saber hacer para seguir ateniendo las necesidades de gran parte de los ciudadanos que ven agrandarse la brecha de la desigualdad y las familias en situación de dificultad que se sienten agotados y agobiados", ha concluido.