Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell responsabiliza del caos comercial valenciano a Madrid

Gran Turia apela a la unidad de mercado para abrir los festivos como en Valencia

Los comerciantes denuncian que el Ayuntamiento de Valencia no hizo bien los deberes

El comercio valenciano anda revuelto por la apertura de los centros en domingos y festivos. El Ayuntamiento de Valencia se acogió hace años y medio a la ley estatal de municipios turísticos y autorizó la apertura de grandes centros comerciales los 365 días al año en cuatro zonas de la capital, teóricamente las más frecuentadas por los que visitan la ciudad.

Los complejos comerciales del área metropolitana de Valencia se quejaron ante la Generalitat —que tiene transferidas las competencias— de competencia desleal porque estaban a poca distancia de la capital pero no tenían permiso para abrir por un decreto de horarios restrictivos. Luego desembarcó el gigante sueco de Ikea en Alfafar y el centro comercial Gran Turia —pegado a Valencia pero sin libertad horaria— que batallan por el mismo trato que recibe Valencia. Gran Turia ha apelado a la ley de Unidad de Mercado ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia para contrarrestar la negativa de la Generalitat a su solicitud de apertura en domingos y festivos.

“[La denuncia de Gran Turia] ha generado un conflicto entre leyes estatales”, interpretó ayer el consejero de Economía, Máximo Buch. El político habló con los comerciantes de Covaco, Asucova y Cecoval de las repercusiones de los recursos judiciales contra la decisión de la Generalitat. Por si fuera poco, Media Markt, gran superficie de la electrónica, acaba de ganar un recurso contra el Consistorio de Valencia por excluirla de una de las cuatro zonas de afluencia turística permitidas en la capital.

Según el consejero, “no es un problema específico de Gran Turia sino genérico de todo el país”, ya que hay dos leyes estatales que se interpretan de forma “contradictoria” y es un tema que trasciende a la comunidad autónoma. La posibilidad de que Gran Turia gane su recurso ante Competencia generará un conflicto legislativo entre las leyes de unidad de mercado y de municipios turísticos.

La Generalitat ha transmitido al Ministerio de Comercio tales contradicciones para que las tenga en cuenta. En su opinión, si le diesen la razón a Gran Turia afectaría a todos los centros comerciales de España que por vecindad aleguen su proximidad a una zona de gran afluencia turística para reclamar la libertad horaria. “De ser así, toda España acabaría abriendo los domingos”, apostilló.

La Generalitat se opone a que el centro comercial de Xirivella, ubicado en la calle Tres Forques de Valencia, sea una excepción. Insistió en que el Consell se opondrá a esta decisión y ha remitido un escrito al ministerio para que aplique la ley 20/2012.

“En el ministerio son conscientes de la situación y estarán analizando las repercusiones que puede tener. Veremos lo que ocurre...”, agregó. Las tres asociaciones de comerciantes secundaron a Buch.

Pedro Reig, representante de Asucova, calificó la reclamación de Gran Turia de “despropósito” y lamentó que la Ley de Unidad del Mercado se pueda aplicar para unos criterios distintos a su finalidad. “Estamos cansados de que la Comunidad Valenciana se considere un territorio de pruebas porque lo único que se crea es inestabilidad”, añadió quejoso.

Si la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia acaban dando la razón al centro comercial de Xirivella, “habría que adoptar nuevas medidas ya que [la liberalización comercial] se extendería como una mancha de aceite y repercutiría en todo el país”, agregó. En alusión a la victoria judicial de Media Markt con su tienda de Campanar, Reig aseguró que si el Ayuntamiento de Valencia “hubiera hecho bien sus deberes esta situación no se habría producido”.

Esta sentencia, añadió el portavoz de Asucova, es fruto de haber declarado unas zonas de afluencia turística con criterios relativos y subjetivos y sin compromiso ni consenso con el colectivo afectado. “Ahora se vuelven en su contra”, concluyó.