Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Metro de Madrid, local de ensayo

Los músicos bajan al suburbano tras la ordenanza municipal que impide tocar en la calle

Cientos de músicos profesionales y amateur ambientan los pasillos de las estaciones más concurridas del Metro de Madrid. El hecho de que en 2012 el Ayuntamiento de Madrid aprobara una ordenanza que obliga a los músicos a superar unas pruebas para poder tocar en la calle, sumadas a las dificultades económicas, ha propiciado un aumento de los artistas en el ferrocarril metropolitano. Sin embargo, Metro es incapaz de cuantificarlos. Muchos prefieren la acústica de los vestíbulos del suburbano madrileño, que se convierte en un local de ensayo, al ruido del exterior de la capital, además de no depender de las inclemencias del tiempo.

Patricio Vergara, antropólogo chileno de madre vasca, es profesor a tiempo parcial. Los martes son su día libre y los aprovecha para ensayar en los vestíbulos con mejor resonancia. “Lo hago por una razón casi sociológica”, explica Vergara, quien destaca que hay más conexión con los pasajeros que con los clientes en los bares. Explica también que su caso no es el de todos, porque “hay gente que vive del metro y viene todos los días”. El músico lleva más de cinco años acudiendo regularmente a la estación de Diego de León y afirma que antes se sacaba bastante más dinero, pero que todavía hay músicos que llegan a recaudar 50 euros diarios.

Pepo Rueda abandonó la carrera de Filología Hispánica cuando vio un cartel de un grupo de teatro que buscaba gente. Al año siguiente, este madrileño de 55 años probó como payaso y descubrió que era su pasión. Lleva más de una década colaborando con Payasos sin Fronteras, una ONG fundada en Barcelona en 1993, que actúa en zonas de conflicto con el fin de mejorar la situación psicológica de la población. “Cuando llegó la crisis y empezó a escasear el trabajo, tuve que buscarme la vida de alguna manera”, comenta Rueda mientras enseña su concertina. “Sobrevivo. Por lo menos saco algo para comer y fumar”.

Los músicos pueden tocar en toda la red de metro, en sus 300 estaciones, preferiblemente en lugares donde no se obstaculice el paso. “Cuando se ve que tocan en sitios que no deben, como andenes o en el interior de algún coche, algún vigilante les invita a salir”, explica una portavoz de Metro de Madrid. “No se descarta hacer algo en un futuro con los músicos”. En Barcelona, el festival Músicos en el Metro celebrará su 13ª edición en 2015 y Metrovalencia ha acogido en los últimos años diferentes ciclos de actuaciones musicales en sus principales estaciones. Quizás este es el camino a seguir por el metro con más kilómetros de España.

Esta información ha sido elaborada por Javier Cortés, Daniel Muela y Carlos Torralba, de la 29ª Promoción del Máster de Periodismo UAM-EL PAÍS.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información