Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
SAN SEBASTIÁN

El Orfeón necesita 2.000 socios para capear la crisis

El coro donostiarra presenta las cerca de 40 actuaciones que ofrecerá este 2015

Actuación del Orfeón Donostiarra, en una imagen de archivo.
Actuación del Orfeón Donostiarra, en una imagen de archivo.

El Orfeón Donostiarra iniciará en febrero su primera gira internacional del año con visitas a Toulouse y París, en un 2015 en el que el coro vasco se ha marcado el difícil objetivo de alcanzar los 2.000 socios -ahora tiene 820- para compensar la "brutal" reducción de las subvenciones públicas. Son en total 39 conciertos los que ya tiene cerrados el Orfeón para los próximos once meses, tres más de los que ofreció en 2014 y cinco de ellos en Francia, han informado hoy en rueda de prensa el presidente de la institución, José María Echarri, y el director de la agrupación coral, José Antonio Sainz Alfaro, informa Efe.

París, Toulouse y Montpellier formaron parte de la última agenda y repiten en la de este año junto a las ciudades galas de Carcassone y Perpignan. En España, el Orfeón Donostiarra cantará en Madrid, Oviedo, Santander, Soria, Lleida, Salamanca, Pamplona y las tres capitales vascas, entre otros lugares.

El 2 de enero comenzó su actividad con un concierto en Gijón y la continuará el 5 de febrero en Toulouse, donde interpretará el Réquiem de Berlioz junto a la Orquesta Nacional del Capitolio (ONCT) de esa ciudad francesa y bajo la dirección de Tugan Sokhiev. Ambas formaciones llevarán el mismo programa a París al día siguiente dentro de los conciertos inaugurales del auditorio Philarmonie 1, obra del arquitecto Jean Nouvel.

El siguiente paso por el país vecino tendrá lugar en julio, cuando el Orfeón participará en el Festival de Carcassone con la ONCT y en el Festival Radio France, con sendos conciertos en Perpignan y Montpellier. Dos festivales más se sumarán a las actividades estivales del coro: el Festival Internacional de Santander, donde actuará el 25 de agosto con la Orquesta de Cadaqués y a las órdenes de Alberto Zedda, y la Quincena Musical de San Sebastián, en la que un día antes interpretará ese mismo programa.

En la Quincena estará también el 18 de ese mes junto a la Orquesta Filarmónica de San Petersburgo bajo la batuta de Yuri Temirkanov y el día 28 con la Sinfónica de la WDR de Colonia para cantar el Réquiem de Brahms con un director que ya conoce al Orfeón, el finlandés Jukka-Pekka Saraste.

Otro Réquiem, en esta ocasión el de Verdi, cantará en su visita al auditorio Príncipe Felipe de Oviedo el 26 de abril, un mes antes de su primera salida a Madrid, que tendrá lugar el 20 de marzo. El Auditorio Nacional acogerá este concierto en la capital de España, al que seguirán los del 9 de mayo en el mismo espacio, el 30 de septiembre en Iberkonzert y uno más en diciembre, en fecha por confirmar, con motivo del 400 aniversario de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre.

Son parte del programa del año, en que el coro vasco sigue viviendo los efectos de la crisis económica, fundamentalmente con la reducción de las subvenciones públicas, que no cubren el 5% de su presupuesto, pero también de los patrocinios.

Por ello, el propósito es lograr 2.000 socios, una tarea complicada para un agrupación que en sus mejores momentos llegó al millar, a finales de los años 90 gracias al "tirón" de la celebración de su centenario. Echarri ha admitido la dificultad que se les presenta ante este proceso de captación de socios -la cuota son 45 euros anuales- y ha señalado que la buena imagen del coro entre la ciudadanía puede llevar a la percepción de que el Orfeón "anda sobrado".

"No voy a decir que haya riesgos por el recorte de las subvenciones, pero es un tema que nos preocupa a todos. Si queremos mantener el nivel artístico no tenemos más remedio que tratar de compensar esa ausencia de financiación, que se ha reducido prácticamente a la mitad en los últimos cinco", ha destacado.

Ha advertido, no obstante, que si la entidad atraviesa una etapa de "austeridad en la administración y la gestión", la masa coral se encuentra "en expansión", camino de llegar al millar de miembros entre sus diferentes coros y el aula de música, "una cifra muy importante".