Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Barbate vuelve a pararse por el impago de las nóminas

El alcalde pide "sensibilidad" a la Diputación y esta replica que es un problema endémico

Vista aérea del pueblo de Barbate. Ampliar foto
Vista aérea del pueblo de Barbate.

La asfixia económica de Barbate (Cádiz) sigue apretando. Sus empleados municipales, ahora mismo 270, saben lo que es trabajar sin cobrar porque ya han sufrido continuos retrasos en el pago de sus salarios en los últimos años. El Ayuntamiento, gobernado por el PSOE, no puede garantizar cada mes los sueldos porque la mayor parte de sus ingresos están retenidos por otras administraciones. Sobrevive de los adelantos pero este año la Diputación (PP) está tardando más de lo previsto y no da la solución que sí ha dado a otros municipios con problemas como Jerez. Los trabajadores han decidido parar los servicios públicos para exigir el dinero que no reciben desde hace tres meses.

Barbate sufre una deuda heredada de más de 70 millones de euros, según un reciente informe de la Cámara de Cuentas de Andalucía. Esta auditoría, de la etapa entre 2008 y 2012, fue pedida por el alcalde, el socialista Rafael Quirós, como una especie de aval que demostrara que las penurias económicas que sufre el Ayuntamiento son reales, que no se deben a una mala gestión. El órgano fiscalizador, aunque encontró alguna irregularidad en la gestión como la forma de contratar a algunos trabajadores, sí confirmó que la economía municipal está atrapada. La falta de ingresos, debido también a la delicada situación de sus vecinos, y la retención de fondos del Estado y de la Junta por las deudas existentes hace que el Ayuntamiento no tenga capacidad de maniobra ni pueda cumplir con sus obligaciones.

Los trabajadores saben de esta delicada situación pero creen que debe ser los políticos los que den una solución. Primero responsabilizan al alcalde. De hecho, UGT ya le ha pedido formalmente su dimisión. Quirós asume los impagos y explica que prácticamente su gestión se tiene que basar en encontrar cada mes el dinero para pagar estos sueldos, que son los que garantizan el funcionamiento del Ayuntamiento. Ahora arremete contra la Diputación porque en anteriores momentos difíciles sí ha ayudado con adelantos de partidas previstas que, en este caso, no han llegado. “Hay falta de sensibilidad con Barbate”, ha denunciado. El presidente de la Diputación, José Loaiza, aseguraba esta semana que la institución provincial no puede solventar un “problema endémico” del municipio. Recordó que Quirós lleva ocho años al frente del Consistorio barbateño.

Estas acusaciones mutuas no gustan a los representantes de los trabajadores. “Lo que necesitamos es que se pongan de acuerdo y que se den cuenta de lo mal que lo estamos pasando”, reclamó José Ramón Torres, de UGT. La indignación de los empleados ha empezado a notarse en el pueblo con una jornada de huelga. Los 270 empleados municipales han permanecido en asamblea permanente y no han realizado actividad alguna. De esta manera, no ha funcionado la administración, ni tampoco la recogida de basuras. Sólo ha funcionado la policía local y un retén de urgencias en el área de Vías y Obras.

Las movilizaciones se agravarán si la situación no se resuelve. En anteriores conflictos similares, han llegado a acumular cinco nóminas sin cobrar. De momento, el Ayuntamiento les debe parte de la nómina de octubre, las de noviembre y diciembre y la extra de Navidad. Pronto sumarán el impago de enero. El alcalde ha pedido en estos últimos años al Gobierno central y la Junta de Andalucía un plan especial para sacar del pozo a este municipio. Una reclamación nunca atendida.