Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adif licita para el Eje Atlántico la seguridad que faltaba en Angrois

La línea se abre en primavera y funcionará varios meses sin ERTMS

Fomento invertirá 31 millones en el control constante de velocidad

Adif, la empresa pública gestora de la red ferroviaria, invertirá 31,8 millones de euros en instalar en el Eje Atlántico A Coruña-Vigo el sistema de control constante de velocidad que faltaba en la curva de Angrois, en la que hace ahora un año y medio fallecieron 79 personas en el descarrilamiento de un tren Alvia. La cifra la detalla Adif en el anuncio previo a la licitación que acaba de publicar en el Diario Oficial de la Unión Europea. A la espera de que se concrete esa contratación y su ejecución posterior, el Eje Atlántico funcionará varios meses sin ese sistema de seguridad propio de la alta velocidad, ya que está previsto que la línea quede abierta por completo esta misma primavera.

En el accidente de Angrois, en la línea de alta velocidad Ourense-Santiago, el tren Alvia descarriló porque su maquinista no frenó a tiempo antes de la curva sin que existiese ningún sistema automático que paliase su despiste. El sistema más avanzado de control constante de velocidad, el ERTMS propio del AVE, no estaba instalado en la curva como se había proyectado inicialmente sino solo hasta cuatro kilómetros antes y además estaba desconectado a bordo del tren porque fallaba. Aún así, varios peritos judiciales coinciden en que, si el sistema hubiese estado conectado a bordo del tren, podría haber evitado el despiste del maquinista. Poco más de dos meses después del accidente, Fomento anunció que extendería progresivamente la instalación del ERTMS en toda la red ferroviaria española, en particular al Eje Atlántico, e incluyó una partida para ello en los presupuestos de 2014. Sin embargo, el año pasó sin que se concretase la licitación del sistema, para la que ahora Adif da un paso aún previo con la publicación de un anuncio en el diario de la UE que se limita a poner sobre aviso a las empresas interesadas para que puedan realizar mejores ofertas cuando efectivamente se abra el concurso público. Su previsión es que las “obras para la implantación del sistema de protección del tren ERTMS Nivel 1”, como las denomina Adif, tengan un coste máximo de 22,17 millones de euros entre Vigo y Santiago y de 9,64 millones entre esta ciudad y A Coruña.

A la espera de que se complete la licitación, adjudicación y ejecución de la obra, Adif trabaja con la previsión de poner en servicio todo el Eje Atlántico de alta velocidad entre A Coruña y Vigo esta misma primavera, por lo que durante varios meses operará sin ERMTS. Sin él, se circulará con el sistema ASFA propio de las líneas convencionales, con el que los maquinistas asumen más responsabilidad y los trenes no pueden superar los 200 kilómetros por hora. Solo cuando el ERTMS esté instalado los trenes que estén preparados para ello podrán alcanzar los 250 kilómetros por hora para que fueron diseñados los tramos de mayores prestaciones del Eje Atlántico, en particular el aún pendiente de inauguración entre Vilagarcía y Padrón. Otros tramos ya en servicio, sin embargo, fueron diseñados para un máximo de 220 kilómetros por hora, por lo que en su caso la instalación del ERTMS no está tan justificada por la velocidad que pueden alcanzar los trenes como por la posibilidad de mejorar sus frecuencias y que circulen más que la veintena de servicios que hay ahora diariamente en cada sentido del Eje Atlántico.

Más información