Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Contratados para no trabajar

El Ayuntamiento de Alcalá de Henares mantiene sin ocupación a decenas de trabajadores

La falta de vestuario, equipos de protección y materiales les impide cumplir sus labores

Un grupo de barrenderos registra su asistencia, el pasado viernes. Ampliar foto
Un grupo de barrenderos registra su asistencia, el pasado viernes.

Son las ocho de la mañana en Alcalá de Henares y, como en un colegio, un hombre pasa lista. Un apellido detrás de otro para comprobar que no falte nadie. No transcurren ni 15 minutos y los más de 40 empleados de limpieza —reunidos el pasado viernes en una nave municipal de la calle de Padre Llanos— empiezan a marcharse en medio del frío, todavía a oscuras, cada uno por su lado.

—¿Y a dónde vas ahora? —le pregunta una mujer a otra.

—¡Pues a casa! ¿A dónde más voy a ir a esta hora?—responde absorta como si fuera una obviedad.

Tal vez lo sea. Esta rutina —ir al trabajo, "fichar" la entrada y marcharse enseguida— ha sido la misma de lunes a viernes. ¿El motivo? Aunque fueron contratados el pasado 22 de diciembre, los empleados todavía no reciben los vestuarios, equipos de protección y otros materiales básicos para entrar en faena. "Vamos, no tenemos ni escobas", asegura un hombre antes de que se cierre la nave y se eche el candado. Allí no queda nadie.

Este grupo forma parte de las 193 personas que el Ayuntamiento de Alcalá de Henares contrató en diciembre, por un periodo de nueve meses, como parte del Programa de Inserción Laboral (PIL) que ha puesto en marcha. El plan está dirigido a desempleados de larga duración que han agotado las prestaciones y se financia con una subvención de 2.263.516 euros que el Consistorio —a cargo de Javier Bello (PP)— pidió a la Comunidad de Madrid el pasado septiembre. Los salarios oscilan entre los 930 y 1.200 euros, aproximadamente.

Pero los empleados de limpieza no son los únicos en estas condiciones, según ha podido comprobar este periódico. También les pasa, por ejemplo, a los de obras públicas. El mismo viernes y a la misma hora otros 50 trabajadores ingresaban en el Parque Municipal de Servicios, ubicado en la vía Complutense. La diferencia es que ellos sí deben permanecer en las oficinas, aunque no trabajen.

"Somos peones de vía pública y aquí nos ves: fumando, tomando café, hablando de una cosa y de otra hasta que den las tres de la tarde", cuenta un hombre de 50 años, que ha pasado los últimos cuatro en el paro. "Pero ojo, que encantados estaríamos trabajando en la calle, pero no nos dan ni el vestuario ni las herramientas". A las nueve de la mañana algunos conversan en el patio y otros, para huir del frío de enero, prefieren esperar en una especie de cafetería.

Trabajadores en nómina

  • El Ayuntamiento de Alcalá de Henares, un municipio de 205.000 habitantes, ha contratado a 193 desempleados de larga duración como parte de su plan de inserción. El proceso estuvo a cargo de Alcalá Desarrollo, un ente público empresarial.
  • En el programa hay 50 peones de limpieza, 50 de jardinería, 30 para la limpieza de edificios, 10 para la conservación del patrimonio, 10 informadores turísticos y 20 peones y 2 oficiales para la brigada de mantenimiento y renovación de aceras.
  • También hay 2 ingenieros industriales, 5 trabajadores sociales, 7 notificadores, 2 ayudantes de inspectores, 1 técnico de seguridad alimentaria, 2 ayudantes y 1 informático de estudio de mercado y 1 ayudante para el servicio de consumo.

Los sindicatos y los grupos de oposición han pedido explicaciones al Ayuntamiento, que asegura, sin embargo, que la "mayoría" se encuentra trabajando normalmente o asistiendo a cursos de formación. "Es la primera vez que el Ayuntamiento asume la incorporación de tantos nuevos trabajadores a la vez", justifica el Consistorio, que reconoce un "ligero retraso" originado —según dice— por una demora en las empresas encargadas de entregar los suministros. Algunos empleados de limpieza comentaban que aún no les habían tomado las medidas para la elaboración del uniforme. Lo "importante", insisten fuentes del Ayuntamiento, es el fin: "No se está perjudicando a los trabajadores, que están dados de alta y son atendidos. Todos estarán completamente activos en los próximos días".

Pilar Fernández, portavoz del grupo municipal de Izquierda Unida, rechaza que, mientras tanto, el Ayuntamiento mantenga a los empleados "de brazos cruzados" y que no les permita "trabajar con dignidad", dotándoles de los medios necesarios. Javier Rodríguez, del PSOE, ha asegurado que, si no cambia la situación de los trabajadores, denunciará estos "lamentables hechos" ante la Dirección General de Empleo de la Comunidad de Madrid.

Un grupo de trabajadores se marcha a casa después de ampliar foto
Un grupo de trabajadores se marcha a casa después de "fichar" la entrada.

Ante el reclamo de la oposición y de sindicatos como CGT, CC OO y UGT, los trabajadores que acuden al Parque Municipal de Servicios han empezado a recibir talleres básicos de psicología o informática. "Nos han enseñado a encender y apagar el ordenador, a usar el ratón, programas básicos. Toda formación es bienvenida, pero yo soy constructor y para eso me han contratado", lamenta uno de ellos.

Sergio Carvajal, secretario de CGT en el Ayuntamiento, considera que la organización del programa ha sido una "verdadera chapuza". Y pone un ejemplo de la "improvisación" del Consistorio: nada más firmar los contratos, los nuevos empleados debieron salir de vacaciones hasta el 7 de enero, después de Reyes, por la falta de materiales. "Los contratan por nueve meses, pero ya ha pasado casi uno y la mayoría todavía no ha podido empezar a trabajar".

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información