Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo sobre el colapso de urgencias: “Me dedico a dignificar la sanidad”

El presidente aparca su recorte de diputados para que no sirva "de excusa" a otros partidos

El colapso que están sufriendo los servicios de urgencias hospitalarias en toda Galicia no impide que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, saque pecho sobre su gestión sanitaria. “Me dedico a dignificar la sanidad pública”, proclamó esta mañana a preguntas de los periodistas tras la reunión semanal de su Gobierno. Y como ejemplo puso la autorización que hoy mismo dio para contratar la instalación y mantenimiento de equipos de alta tecnología sanitaria en varios hospitales de Galicia por 88 millones de euros.

A Feijóo se le preguntó por la situación de su conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera, que redujo el colapso a un problema de “confort” y culpó a los pacientes que no se vacunan frente a la gripe, lo que ha hecho que toda la oposición pida su dimisión. “Si resolviésemos así el problema sería muy sencillo”, dijo el presidente, quien rechazó tal medida por poco rigurosa y recordó que la petición de ceses cuando hay problemas es una cuestión “cíclica”.

Porque Feijóo no negó la existencia de un problema. “La calidad del diagnóstico y del tratamiento es exactamente igual, lo que es evidente es que hay gente que después del diagnóstico está esperando una cama en planta”, dijo. Pero pese a que se le preguntó en varias ocasiones por medidas a corto plazo y si va a reforzar las plantillas, Feijóo se limitó a destacar las inversiones a largo plazo que está realizando su Gobierno. Y a continuación insistió en que “hay gente que lleva veinte años deteriorando la imagen de la sanidad” frente a él, que dijo llevar “veinte años protegiendo la sanidad pública”.

En la misma comparecencia, Feijóo también justificó que el recorte de diputados autonómicos que prometió haya dejado de ser una prioridad para el PP. Según dijo, su prioridad es ahora “consensuar medidas de impulso democrático” y no quiere que la reforma electoral sirva “de excusa” a otros partidos para no hablar de esa cuestión.

Igualmente, a Feijóo se le preguntó por el deseo que el portavoz de AGE, Xosé Manuel Beiras, expresó de que el presidente acabe en la cárcel como su amigo el narcotraficante Marcial Dorado. Feijóo dijo de Beiras que “busca notoriedad a través del insulto porque va alcanzando cada vez más irrelevancia” y que “lleva muy mal pasar de moda”.

El presidente también cargó contra el alcalde de Vigo, que criticó a la Xunta por privilegiar a Santiago en sus inversiones, a su juicio porque está gobernada por el exconselleiro popular Agustín Hernández. “No nos dedicamos a hacer fontanas de Trevi”, dijo Feijóo, en referencia a la comparación que el regidor vigués realizó entre el barco que pretende instalar en mitad de una rotonda pese a la oposición vecinal y el monumento romano.