Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los daños al petroglifo de Campo Lameiro que la Xunta niega

La Consellería de Cultura alega que el tractor que pasó por encima de la roca no tocó el dibujo rupestre

Daños en el petroglifo de Campo Lameiro. Ver fotogalería
Daños en el petroglifo de Campo Lameiro.

Hacer pasar un tractor desbrozador con cadenas de metal por una roca granítica con un petroglifo prehistórico no implica necesariamente arruinarlo, según la Consellería de Cultura, que sostiene que “es falso” que la chapuza afectase al diseño grabado sobre una roca del Parque Arqueolóxico de Arte Rupestre de Campo Lameiro (Pontevedra), gestionado tras adjudicación a dedo por una empresa del hijo del alcalde, del PP.  El director del parque, José Manuel Rey, hizo una inspección “meticulosa” de la zona, señala la consellería en un comunicado, y observó “la existencia de una afección puntual en la parte alta de la roca” consistente en “la alteración de la pátina superficial así como el desprendimiento de tres pequeños clastos y cuatro líneas rayadas”. La Xunta sostiene que el grabado, también dañado, está en la parte baja de la roca y que los desperfectos en esa sección ya constaban en 2008, cuando una empresa los documentó. La parte superior contenía igualmente un motivo artístico, no obstante, una circunferencia con una hendidura en el centro, denominado cazoleta, que se puede apreciar en una de las imágenes de la fotogalería que acompaña a este texto.

La consellería reconoce ahora que se incumplió el protocolo de limpieza, que prescribe talar a mano el entorno de los petroglifos. La víspera de la publicación, la respuesta a preguntas concretas sobre los daños, también por escrito, fue la siguiente: “Los desbroces de mantenimiento se realizan manual o mecánicamente dependiendo de las áreas. Todos los petroglifos están correctamente situados y las zonas que se pueden mecanizar están delimitadas para evitar afecciones a los grabados”. Ante el “accidente”, el director del parque, José Manuel Rey, propone “mejorar la comunicación entre los distintos agentes que intervienen en estos trabajos ambientales”. No constan sanciones a la concesionaria, que según la Xunta cumplió su cometido “sin ningún tipo de incidencia”.

Más información