Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Xunta admite la caída del molusco en Arousa y propone una veda

El paro biológico para la almeja y el berberecho se prolongaría durante ocho meses

Mariscadoras faenan en Carril, el pasado diciembre
Mariscadoras faenan en Carril, el pasado diciembre

 El alarmante descenso de poblaciones de berberecho y almeja en zonas de libre marisqueo ha obligado a los responsables del departamento de Medio Rural e do Mar a proponer al sector un paro biológico de al menos ocho meses para recuperar estas poblaciones diezmadas por la incidencia de un parásito de la familia de la Marteilia y sucesivas riadas del pasado año, según admitieron fuentes de la consellería.

La medida se produce un mes después de que 11 cofradías del norte y sur de la ría de Arousa y seis asociaciones de productores de mejillón hayan alertado a la Xunta del desastre económico sin precedentes que sufre el sector por la caída en picado de la producción y exigieron explicaciones de las acusas en un manifiesto dirigido al presidente de la Xunta y las titulares de las consellerías de Mar y Medio Ambiente. Mar ha admitido que existen “causas técnicas objetivas de fuerza mayor” para proceder al cierre de las zonas de Os Lombos de Carril, en la desembocadura del Ulla, Bohído y Cabío. En una reunión celebrada este miércoles en Santiago se informó de la medida a los patrones mayores de Arousa y para que sea el propio sector el que la consensue y proceda a solicitarla de manera formal y conjunta, según un comunicado difundido ayer por la consellería.

En la reunión entre portavoces del sector y el secretario general de Mar, Juan Maneiro, y la directora general de Desenvolvemento Pesqueiro, Susana Rodríguez, se analizó el estado de la producción de las zonas de libre marisqueo y se llegó a la conclusión de que “no es óptimo”, según se limitó a verificar la consellería. “Los informes técnicos aconsejan el cierre de Os Lombos do Ulla por causas naturales no previsibles y de fuerza mayor que implicaría el de las demás zonas de libre marisqueo ya que se trata de una gestión conjunta”, añadió Mar.

Respecto a las medidas de futuro para frenar la perdida de poblaciones de moluscos, la Xunta informó de que está diseñando una actuación en varias fases cuyo primer paso es elaborar un estudio sobre las condiciones ambientales de las distintas zonas de marisqueo y fórmulas para la recuperación de las especies afectadas. Una vez rematada esta primera fase, la consellería adelantó su intención de convocar al sector para consensuar las distintas actuaciones que propongan los técnicos y acometerlas antes del inicio de la próxima campaña de libre marisqueo en octubre próximo.

Integrado en la Plataforma en Defensa de la Ría de Arousa (PDRA), el sector ha criticado la opacidad de la Administración respecto a las patologías marinas y contaminación ambiental que están afectando a la producción, principalmente al berberecho común, que ha desaparecido de las zonas de libre marisqueo. Los últimos datos de producción en cofradías como Cambados o Carril las extracciones cayeron desde 2010 a los niveles de los años posteriores al desastre del Prestige.