Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas se resiste a convocar elecciones y llama a la “unidad” política

“El Estado nos quiere divididos y cada uno por su cuenta”, advierte a ERC el 'president'

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, evitó este martes comprometerse con la convocatoria de elecciones anticipadas en su discurso de fin de año. El líder nacionalista catalán pidió “unidad” en un momento en que Esquerra Republicana se niega a articular una candidatura conjunta con Convergència para acudir a las elecciones. Sin nombrar a ERC, Mas señaló que la estrategia de los republicanos solo favorece a los contrarios a la independencia de Cataluña. “La unidad es lo que más teme el Estado, que nos quiere divididos y cada uno por su cuenta”.

 El modelo a seguir para los que quieren que Cataluña decida su futuro político debe ser, según Mas, la consulta alternativa que se celebró el 9 de noviembre pese a la suspensión que pesaba por parte del Tribunal Constitucional. Aquella votación, aunque no oficial, fue posible, según el presidente catalán, gracias a la comunión de partidos y entidades soberanistas. “Deberíamos tomar nota de ello, la unidad suma, nos fortalece y nos permite avanzar de manera más sólida. La unidad permite hacer entender mejor lo que queremos como país, como sociedad y nos da moral de victoria”. Según Mas, olvidar esto hace el juego al Gobierno central. “Sabe que [por separado] somos más débiles y vulnerables”.

Esquerra Republicana ha pedido insistentemente a Artur Mas que aprovechara el discurso de fin de año para anunciar la convocatoria de elecciones anticipadas con carácter inmediato. No ha sido así, pero tampoco cerró la puerta a hacerlo a corto plazo. “En las próximas semanas habrá que tomar nuevas decisiones complicadas y no exentas de riesgo”, aseguró.

Sin citar explícitamente la convocatoria electoral en la parte final de su discurso dio a entender que está dispuesto a disolver el Parlament. Recordando que decidió llevar adelante la consulta del 9 de noviembre pese a la prohibición del Tribunal Constitucional, Mas avisó de que puede repetirlo. “Si entonces no dudé en asumir personalmente las decisiones que creí más adecuadas también lo haré en los próximos pasos que nos toque hacer como país”, señaló. “Es mi responsabilidad como presidente y no rehuiré las decisiones por difíciles que puedan ser”, añadió el presidente catalán.

El compromiso de Mas es que los catalanes puedan decidir su futuro político sin injerencias externas. “Mientras tenga la confianza que me han otorgado los votos así lo haré. Y serán solo vuestros votos, cuando llegue el momento, los que configuren los escenarios de futuro que deben seguir guiando las riendas de este país”.

Al margen de la cuestión nacional el presidente catalán sacó por la incipiente recuperación económica. Mas insistió en que, por primera vez desde el inicio de la crisis, ha habido crecimiento cada trimestre y que la tasa de paro se ha reducido mes a mes. Con todo, admitió que “las desigualdades no se han reducido” y que no ha disminuido el riesgo de caer en la pobreza.

Horas antes del discurso, y en declaraciones a Europa Press, el líder de Esquerra Republicana dejó patente que el acuerdo con Convergència sigue muy lejos. Junqueras insistió en que la prioridad ahora es convocar unas elecciones que quiere utilizar para formar una mayoría independentista y proclamar el Estado catalán. “Retrasar el proceso de independencia no ayuda en nada a nadie, a no ser que se esté en contra de la independencia de Cataluña”, advirtió Junqueras al presidente de la Generalitat.

La petición de Junqueras a Mas es celebrar elecciones “lo antes posible” y posponer la negociación de los Presupuestos de la Generalitat de 2015 para el mes de mayo o junio. “Se tienen que convocar las elecciones antes de llegar al trámite presupuestario —previsto para mediados de enero—, ya que si no se solaparían con las elecciones municipales y las generales y esto no es bueno para nadie”, expuso.

Junqueras recordó que la Generalitat ya ha aprobado la prórroga de las cuentas para los primeros meses de 2015, por lo que planteó dejarla vigente hasta después de las elecciones y, en el mes de mayo o junio, negociar unas cuentas “más adaptadas a la hoja de ruta hacia la independencia”. “Si hacemos los Presupuestos antes que las elecciones, los haremos con las condiciones que impone el ministro Montoro. Hacer los presupuestos ahora supone coger la voluntad de los ciudadanos y hacerla pasar por el tubo que impone el ministro”, argumentó.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >